Asesinos de periodistas veracruzanas siguen libres; Fiscalía detiene al hombre equivocado y lo libera

 

La tarde del pasado lunes 9 de mayo, las periodistas Yessenia Mollinedo Falconi y Sheila Johana García Olivera fueron emboscadas y acribilladas en calles de Cosoleacaque, Veracruz. Cuatro días después, mientras el subsecretario de Seguridad federal, Ricardo Mejía Berdejo, presumía frente a su jefe Löpez Obrador que ya se tenían identificados a los presuntos responsables, en Veracruz se anunciaba la captura de “El Mara” como supuesto asesino material. ¡El problema es que se trataba del hombre equivocado y debió ser liberado!

En esta trágica historia donde autoridades federales y estatales evidencian su ineptitud, se enmarañan, confunden y equivocan, lo verdaderamente lamentable es que a México le faltan dos periodistas más y que sus verdaderos asesinos siguen libres, impunes; muy probablemente “planeando” su próximo delito o, quizá, ejecutándolo. Cientos, quizá miles de ciudadanos, entre ellos muchos profesionales de la comunicación están en peligro.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de Veracruz anunció que liberó al hombre identificado como Jesus “N”, quien había sido capturado por el asesinato de las periodistas Yessenia y Sheila. Se equivocó debido a una homonimia: el hombre inocente detenido y ya en libertad tuvo la desgracia de llamarse igual que el presunto homicida.

En esta trama de incompetencia, de impotencia, la Fiscalía tuvo la decencia de reconocer que la Comisión Nacional Antisecuestro (Conase) se equivocó en la detención de Antonio de Jesús “N”, a quien por la mañana del pasado lunes se le identificó como “El Mara”, presunto responsable del homicidio doloso de la directora del portal El Veraz, Yessenia Mollinedo Falconi, y de su reportera Sheila Johana García Olivera.

En un comunicado emitido la noche de este martes, la dependencia señaló: “Al validar su identidad por esta Fiscalía y determinar que se trató de una homonimia, fue puesto en libertad de inmediato para evitar vulnerar sus derechos”.

La tarde de este martes, amigos y familiares de Antonio de Jesús “N” se manifestaron para exigir la liberación del joven de 20 años, al que identificaron como moto repartidor y estudiante del segundo semestre de la carrera de ingeniería del Instituto Tecnológico de Xalapa.

Los familiares interpusieron una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) por la detención del joven, que fue trasladado al penal Duport Ostión en Coatzacoalcos.

En la manifestación, los compañeros de trabajo de Antonio refutaron la versión de que el joven fue detenido en Naolinco y señalaron que en el chat de trabajo, en el que están alrededor de 28 personas, Antonio se reportó este martes a las 9:54 de la mañana en Xalapa e iba rumbo al Costco en la avenida Lázaro Cárdenas para comprar cosas para entregar un servicio al que nunca llegó.

Brandon uno de sus compañeros de trabajo, negó que Antonio pueda estar ligado a una banda de delincuentes vinculados al asesinato de las periodistas Yesenia Mollinedo y Sheila Johana García Olvera.

“El día del asesinato el 9 de mayo, Antonio se reportó a la base a la 1 de la tarde, incluso dio un servicio a las 4 de la tarde, y por la noche hay videos de él en una taquería en Xalapa donde cenamos con varios compañeros”, relató.

“Yo lo conozco desde hace años, y desde hace un año trabajamos juntos en el motoservicio, Antonio es un estudiante, va a jugar futbol, a trabajar, es nuestro vecino, ni siquiera sale fuera de Xalapa, no hay manera de que se le ligue a una banda de secuestradores”, dijo.

Por la mañana, el gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, dijo que la detención de Jesús “N” se realizó con una orden de aprehensión y agregó: “Ante un juez se demostró que podría estar involucrado y es presunto responsable material del crimen”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password