Anuncia AMLO decreto para devolver tiempos oficiales de radio y televisión; desconoce el tema, dicen especialistas

Foto: Gobierno de México

En su conferencia de prensa de este viernes, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció la firma de un acuerdo mediante el cual devolverá a los llamados tiempos oficiales a las emisoras de radio y televisión, esto en cumplimiento a un compromiso que hizo con los concesionarios del ramo.

El mandatario argumentó que por los recortes que hizo su administración en el gasto por publicidad oficial, los medios pasan por un mal momento y al reintegrarles esos tiempos, ellos podrían comercializarlos para tener más ingresos. Asimismo, adujo que su administración no necesita ocupar esos tiempos, que en su momento se pusieron a disposición de los gobiernos.

“Con esta medida ellos van a poder comercializar esos tiempos que son ingresos que les van a ayudar a mantener sus empresas y sobre todo a mantener el trabajo de muchos. Estamos hablando de los tiempos fiscales, oficiales. No le quiero llamar fiscal porque puede pensarse que es dinero, y no. Por ley nosotros disponemos de tiempos. Esos tiempos no los vamos a ocupar y las estaciones pueden comercializarlos, de eso se trata, pero es un apoyo considerable”, detalló.

A su vez, el portavoz de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas confirmó en su cuenta de Twitter que el decreto presidencial tiene el objetivo de apoyar a la industria y comprende el 40% de los tiempos oficiales. El otro 30%, se mantiene porque son constitucionales, aclaró media hora después en un segundo tuit. Estos, dijo, se comparten con los otros poderes y organismos autónomos.

De acuerdo con algunos especialistas en medios de comunicación, la decisión tomada por el Ejecutivo evidencia su desconocimiento del tema y representa un retroceso que favorece a los medios privados.

El académico de la UNAM, Raúl Trejo Delarbre, explicó a través de su cuenta de Twitter que los tiempos fiscales surgieron en el sexenio de Gustavo Díaz Ordaz como una concesión de los medios al Estado a cambio de no pagar un impuesto especial y actualmente constan de 18 minutos en cada canal de televisión y 35 por emisora de radio.

Detalló que además de estos tiempos fiscales, el gobierno mexicano dispone de otros tiempos oficiales de media hora, que comparte con los poderes Legislativo y Judicial, así como con órganos autónomos, gobiernos y congresos locales. Esto, es se trata de espacios totalmente distintos.

Agregó que en época electoral, los tiempos del Estado (fiscales y oficiales), se emplean para la transmisión de los mensajes de los partidos políticos y de las autoridades electorales.

Trejo Delarbre consideró que, con una visión patrimonialista, el presidente de la República dispone de tiempos que no son suyos y en tiempos de la actual crisis sanitaria, cuando podrían ser socialmente útiles, prefiere hacer concesiones a los medios privados. Asimismo, aclara que ello sólo servirá de pretexto para incrementar el gasto en publicidad oficial.

“Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto no modificaron esos tiempos. López Obrador muestra ante las televisoras y radiodifusoras privadas un entreguismo que no manifestaron todos esos presidentes….Aunque ha dispuesto de tiempos fiscales el gobierno federal ha gastado enormes sumas de dinero contratando publicidad en radio y televisión. Si de veras quisiera terminar con la propaganda del gobierno, AMLO podría cancelar toda contratación de publicidad en esos medios”, subrayó.

Por su parte, en entrevista con Ciro Gómez Leyva para Radio Fórmula, el analista Javier Tejado Dondé, explicó que los tiempos a los que se refiere el presidente de la República están reglamentados por la Ley Federal de Radio, Televisión y Telecomunicaciones y la Constitución y en sus términos actuales no son sujetos de comercialización. Por ello, los medios sólo podrían emplearlos para la difusión de contenidos propios, lo que implica un mayor gasto de producción para las emisoras de radio y televisión.

A su vez, el columnista Jorge Bravo explicó en su espacio en el periódico El Economista, que con el decreto del presidente se verían comprometidos estos 48 minutos a los cuales tienen derecho por mandato constitucional los partidos, precandidatos, candidatos y autoridades durante los procesos electorales. De esta forma, dijo,  afectaría no solo sus propios espacios en los medios electrónicos, sino los de los poderes Legislativo y Judicial, de los organismos autónomos. Pero de manera paradójica, el Ejecutivo crearía de facto un monopolio de la deliberación pública en los medios.

“El Presidente no sólo acapararía la atención de la agenda mediática durante su conferencia matutina y su repercusión en las redes sociales, es previsible que consiga una mejor cobertura en los medios electrónicos por satisfacer su petición histórica de erradicar el tiempo fiscal, reduciría la presencia mediática de los otros poderes de la Unión, de los entes autónomos por los que ya ha expresado desprecio, incluido el INE, así como la presencia de los partidos de oposición durante los procesos electorales. Todo eso es lo que está en juego”, concluye Bravo.

arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password