AMLO destina “migajas” para atender la violencia de género; “es una burla”: ONG´s

En medio de una ola de violencia descomunal contra las mujeres en México, ha quedado al descubierto que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador redujo el presupuesto para los programas destinados a proteger y prevenir las agresiones por razón de género.

En el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) correspondiente al ejercicio 2022 que el tabasqueño propuso a la Cámara de Diputados, y que finalmente fue aprobado, a los cuatro programas que existen para atender la violencia contra las mujeres se les destinó un presupuesto de mil 178 millones 543 mil 371 pesos, que apenas representa el 0.016% de los recursos que se ejercen para 2022 y que ascienden a 7 billones 88 mil 250 millones 300 mil pesos.

Se trata de los programas de Atención a las Mujeres en Situación de Violencia, que recibió este año 158 millones 900 mil pesos; para Promover la Atención y Prevención de la Violencia contra las Mujeres, al que se le asignaron 310 millones 451 mil 545; el de Apoyo a Instancias de Mujeres en las Entidades Federativas (PAIMEF), 288 millones 988 mil 386, y el de Apoyo para Refugios Especializados para Mujeres Víctimas de Violencia de Género, 420 millones 203 mil 440, que en conjunto percibieron recursos que alcanzan los mil 178 millones 543 mil 371 pesos.

Consultados por EL UNIVERSAL, organismos civiles consideran que los recursos destinados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2022 a programas para atajar la violencia contra las mujeres sólo “son migajas” que evidencian el interés de este gobierno para atender este flagelo multifacético.

En un extenso reportaje publicado por dicho diario, Guadalupe Ramos Ponce, vicecoordinadora del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem), advierte: “Sí, son migajas. No se habla de un reconocimiento de derechos, del problema, no se habla de nada. No, no son ni siquiera migajas, me parece que esto es hasta un insulto, dada la gravedad de la problemática en el país y que se destine solamente esa cantidad de recursos en esos programas para atender las violencias contra las mujeres”.

Por su parte, la directora de la Red Nacional de Refugios (RNR), Wendy Figueroa, comenta que en pleno abril los 79 albergues de esta red no reciben el presupuesto asignado para este año a fin de atender a las víctimas y a sus hijos de la violencia.

“El programa de refugios no sólo tiene un significativo menor porcentaje presupuestal, sino que al día de hoy los recursos no han sido liberados. Es decir, son limitados los recursos y su entrega es inadmisiblemente tardía, pues estamos hablando de derechos humanos, de vidas de mujeres e infancias”, resalta.

Febrero pasado fue letal para las mujeres. Siete delitos de alto impacto contra ese sector de la población presentaron un aumento: el secuestro, la trata de personas y la corrupción de menores son los ilícitos que alcanzaron más del doble de la incidencia de enero pasado, según el más reciente reporte sobre violencia contra las mujeres del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

De acuerdo con el informe del secretariado, las víctimas mujeres de secuestro, en su mayoría de 18 años o más, subieron 180% al pasar de 10 en enero a 28 en febrero, esta última es la cifra más alta desde enero de 2020.

Las víctimas mujeres de trata de personas se elevaron 82% en febrero, que acumuló 60 contra las 33 de enero. Desde abril del año pasado no se registran 60 víctimas del referido delito.

En tanto, las víctimas mujeres de corrupción de menores alcanzaron el mes pasado la cantidad más alta desde julio del año pasado, con 149, lo que representa 52% más si se compara con las 98 del primer mes de 2022.

Por violación, las fiscalías o procuradurías estatales reportaron mil 597 carpetas de investigación iniciadas. Esto es 12% más que las mil 428 que se abrieron en enero. Desde octubre del año pasado, la extorsión contra mujeres venía con una tendencia a la baja en la incidencia mensual, que se rompió en febrero pasado al registrar 260 víctimas, 10% más que las 236 de enero.

El feminicidio, que en 2021 registró cifras mensuales históricas, creció 4% en febrero pasado, con , Aguascalientes, Campeche, Tabasco y Oaxaca en los primeros lugares en asesinatos de mujeres por razones de género por cada 100 mil habitantes.

La violencia familiar, que el año pasado impuso récord de incidencia, subió 3% el mes pasado, en el que se que se iniciaron 17 mil 915 carpetas de investigación contra las 17 mil 385 de enero.

Wendy Figueroa señala que con la reducción de 4% en el presupuesto para este año de Gobernación, se registraron cambios al programa para promover la atención y prevención de la violencia contra las mujeres.

También en el de planeación demográfica, que financia la estrategia nacional de prevención del embarazo adolescente, además del mecanismo a periodistas y defensores, entre otros.

Perla Blas, quien coordina el grupo Aquí estamos, proyecto que busca visibilizar el feminicidio infantil en México, opina que el número de programas y presupuesto anual son “un reflejo del desinterés que se muestra hablando desde la Presidencia (…) [y] asignar este ínfimo presupuesto ante la gravedad de la problemática es una burla”.

Durante búsqueda de Debanhi 80 mujeres desaparecieron

Y en tanto las ONG revelaban el desinterés del gobierno mexicano para proteger y prevenir la violencia de género, al menos 80 mujeres fueron reportadas como desaparecidas en todo el país durante los 13 días que se buscó a Debanhi Susana Escobar, quien finalmente fue localizada sin vida la tarde del jueves en Nuevo León.

La joven de 18 años fue captada por última vez por una cámara de seguridad en el municipio de Escobedo, a las 4:50 horas del sábado 9 de abril, y las autoridades recuperaron su cuerpo sin vida el jueves 21, de una cisterna en terrenos del Motel Nueva Castilla, sobre la carretera a Laredo.

De acuerdo con reportes en el Registro Nacional de Personas Desaparecidas No Localizadas, dado a conocer por Reforma, en esos 13 días que duró la búsqueda de Debanhi, al menos 80 mujeres desaparecieron en 19 estados del País, siete de ellas en Nuevo León.

En Morelos ocurrió la mayor cantidad de desaparición de mujeres, con 14 casos en estos 13 días. En el Estado de México ocurrieron 10 y en Jalisco y la Ciudad de México 9 en cada uno. Le siguen Sinaloa, con 8, y Nuevo León con 7.

Tres desapariciones ocurrieron en cada una de estas entidades: Campeche, Durango, Guerrero y Quintana Roo, mientras que en Coahuila e Hidalgo hubo dos y en Chihuahua, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Tlaxcala y Zacatecas, se reportó una desaparición.

Más de la mitad de las 80 mujeres desaparecidas en estos días tenían entre 10 y 19 años de edad.

Según el registro, 18 víctimas se encontraban entre los 10 y 14 años, y otras 26 entre los 15 y los 19; en otras 12 ocasiones los registros no incluyen la edad de la víctima.

Entre las 80 víctimas hay una hondureña, una estadounidense y una alemana.

El registro federal también muestra que la desaparición de mujeres tiene un repunte importante en las últimas semanas, pues en las cifras históricas ellas son casi el 25 por ciento del total de desapariciones, mientras que estas dos semanas representan el 45 por ciento.

El 14 de abril desapareció en Morelos la niña Katya Miranda, de tan sólo 11 años de edad, quien fue vista por última vez en el municipio de Tepalcingo. Al día siguiente, otra menor de 15 años, de nombre Maricela Bravo, desapareció en ese mismo Estado, pero en Tlaltizapán.

De 16 años, Laura González desapareció el 19 de abril en Yautepec, Morelos. Usaba una sudadera negra, unos jeans de mezclilla del mismo color, unos tenis blancos y una pulsera de plata.

Fanny Dionisio Arreola, de 18 años, fue vista por última vez el 16 de abril en Huehuetoca, Estado de México, desde donde alcanzó a llamar a su familia para alertar que la habían subido a una camioneta.

En redes sociales se han difundido también casos de mujeres desaparecidas en estados que no tienen ningún reporte en el Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas, como el caso de Andrea Brandy Méndez, quien desapareció el 10 de abril en Mérida, Yucatán, según una ficha de Alerta Amber que se difundió.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password