AMLO dedica recursos a su rifa antes que a hospitales

Cuartoscuro

Ayer, el presidente Andrés Manuel López Obrador recibió 2 mil millones de pesos que la Fiscalía General de la República (FGR) recuperó de la “delincuencia de cuello blanco”, los que dedicará a la rifa del avión presidencial que se realizará en septiembre próximo. Sin embargo, diversos sectores le cuestionan que no aplique directamente esos recursos a la atención médica urgente.

Este año el presupuesto para la Secretaría de Salud aprobado por la Cámara de Diputados creció apenas un poco, de 237 millones de pesos, con lo que alcanzó los 128 mil 826 millones de pesos.

Sin embargo, son recursos insuficientes para garantizar el servicio médico universal con calidad y gratuito que fue ofrecido con el Insabi, que durante este año sólo cuenta con 112 mil millones de pesos. Para efectivamente ofrecer servicios médicos gratuitos a la población sin seguridad social, el Insabi debe contar con, al menos, una cantidad siete veces superior, según estimaciones del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria.

Asimismo, el año pasado hubo falta de pagos para médicos residentes de centros de salud públicos, además de que a los que realizan su servicio social así como los de enfermería, les fue recortada su beca en 50 por ciento a partir de agosto.

Además, faltan recursos para otorgar una buena atención médica. Por ejemplo, en información de enero pasado, Jalisco reportaba que su sistema de salud público estaba funcionando con 3 mil 386 millones de pesos, pero que ahora requiere 850 millones más.

Las notas sobre las penurias en hospitales son muchas. Baste citar la visita que el pasado 7 de febrero hicieron Jorge Alcocer e Irma Eréndira Sandoval, titulares de las secretarías de Salud y de la Función Pública, a los institutos nacionales de Pediatría y Neurología, en la que el personal de esos centros hicieron de su conocimiento que carecen de los insumos más básicos, como gasas, guantes para operar, batas, suturas y ni siquiera jabón para lavarse las manos.

En un caso individual, se ha difundido en los medios el caso de Walter Rupprecht, padre de Ana Lucía, una pequeña que padece leucemia y que no ha sido respaldada de forma suficiente en México, por lo que han tenido que partir a Suiza a obtener la atención que necesita.

Según ha revelado Rupprecht, en junio pasado en el Hospital 20 de noviembre la niña tuvo un shock anafiláctico por un lote de mala calidad del medicamento L-Aspariganasa. Como desde hace cuatro meses el servicio público de salud no le ha dado medicamentos importantes para su tratamiento, la familia los ha tenido que adquirir por su cuenta, en lo que han invertido más de 700 mil pesos.

Según relató Rupprecht a Héctor de Mauleón, “en el hospital prácticamente no había con qué tratarla. La lista de carencias era infinita. Teníamos que comprar guantes, gasas, medicamentos que nos llegaron a costar 3 mil pesos. Descubrimos que no había bombas, mangueras: faltaba hasta lo más indispensable”.

Asimismo, por las complicaciones que fue presentando Ana Lucía, fue necesario que su familia comprara medicamentos cada vez más caros, como uno del que la niña requiere 19 dosis; una caja con cinco dosis cuesta 190 mil pesos.

Cabe recordar que a finales de agosto pasado, ante reclamos de los padres de niños con cáncer por falta de medicamentos, López Obrador declaró que médicos, enfermeras y la sociedad podrían decidir adquirirlos.

Entonces dijo: “Vamos a suponer que en un hospital una niña, un niño y, aceptando sin conceder, que no tiene el medicamento, ¿qué sociedad somos si la enfermera, si el médico, si el director del hospital, si cualquier ciudadano no toma la decisión de comprar el medicamento para que no pierda la vida la niña o el niño?”.

Ahora, López Obrador prefiere dedicar 4 mil millones de pesos aportados por la FGR y el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado (Indep) en la rifa del avión presidencial, a realizarse en septiembre, que en invertirlo directa e inmediatamente en los servicios de salud y en casos como el de la niña Ana Lucía.

LOS HOSPITALES PUEDEN ESPERAR

Ayer, en la conferencia de prensa presidencial, Alejandro Gertz Manero, titular de la FGR, hizo entrega de un cheque por 2 mil millones de pesos al Indep. Esos recursos fueron recuperados, según se informó oficialmente, de la delincuencia común y “de cuello blanco”, y serán destinados al pago de los premios del sorteo de la Lotería Nacional del próximo 15 de septiembre. Son equivalentes al valor del avión presidencial José María Morelos y Pavón. Como se sabe, lo obtenido por ese sorteo será dedicado a la adquisición de equipo médico de alta especialidad para los hospitales públicos de todo el país.

Antes el presidente había dicho que con los recursos obtenidos de la venta del avión serían para financiar programas como el de los migrantes centroamericanos, construcción de obras hidráulicas en Hidalgo y para sus programas sociales.

El presidente Andrés Manuel López Obrador comentó al respecto: “Esto no se había visto en un solo caso (…) Se separaba lo penal de lo civil. Entonces era acusarlo por un delito penal, pero el dinero se tenía que litigar en el terreno de lo civil, y al final se terminaba regresando el dinero y no era delito grave la corrupción.

“Si se confiscaban recursos económicos, quedaban en las cuentas y daba pie para que mediante procedimientos legales, amparos y demás, se terminara siempre entregando esos bienes. Ahora no. Ahora estamos muy pendientes y ya es una cantidad considerable la que se tiene en resguardo para obras sociales”.

López Obrador se dijo contento porque “es muy importante el que la Fiscalía, siendo autónoma, decida de manera independiente que estos bienes recuperados regresen a la gente mediante el Instituto que se creó por una reforma al artículo 22 de la Constitución, y por eso se puede disponer de estos fondos”.

Gertz Manero dijo que “tenemos la esperanza de tener más devoluciones, recuperaciones y reparación del daño para nuestro país. Es una tarea, quizá la más importante del gobierno y de todos los que tenemos una función en el Estado mexicano: recuperar la confianza, devolverle al pueblo lo que merece, recuperarle a la República su patrimonio y hacer todas las gestiones que sean necesarias”.

Si bien Gertz Manero no ofreció mayor información acerca del origen del dinero porque las investigaciones siguen en curso, dijo que es muy probable que el próximo mes se alcancen mayores recursos.

Imagen Noticias obtuvo, de fuentes judiciales, la referencia de que fue dinero devuelto por Zaga Tawil, de Telra Realty y El Mann, que son los principales accionistas de Fibra Uno.

El dinero devuelto por Telra Realty se debió a irregularidades en un contrato que estableció con el Infonavit en el tiempo en que esta dependencia era dirigida por Alejandro Murat, y que canceló el siguiente director, David Penchyna.

Por su parte, Ricardo Rodríguez Vargas, director general del Indep, informó que la dependencia cuenta con dos mil millones de pesos adicionales provenientes de procesos penales federales de la FGR y del Poder Judicial.

Respecto al Indep, el sábado pasado El Economista informó que, de acuerdo con información oficial, entre 2006 y octubre de 2019 58 mil 443 artículos decomisados o aseguramos están perdidos, “en proceso de recuperación”, que van desde camiones hasta consolas de videojuegos, desde lanchas hasta calzado.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password