AMLO celebra la debilidad de la oposición; mis adversarios “viven aturdidos y desconcertados”, se burla

El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró que no exista en México una oposición fuerte y organizada que le haga frente a su gobierno y proyecto político. “Toco madera” para que no se organice un grupo con la fuerza de “otros tiempos”, dijo.

En la parte final de su mensaje con motivo del Primer Informe de Gobierno, López Obrador se congratuló de que a su gobierno le sonríe “la suerte” y que sus adversarios, que se encuentran “moralmente derrotados”, no han podido conformar un grupo opositor verdaderamente fuerte.

De esta manera, el mandatario faltó así—por enésima ocasión—a la formalidad que le exige su investidura y usó la ocasión para mandar un mensaje político más propio de un militante de Morena que de un presidente de la República.

Luego de afirmar que lleva adelante la transformación del país con “poca confrontación y sin violencia política”, AMLO dijo que eso no significa que quiera que desaparezcan las protestas ciudadanas ni los reclamos de “nuestros adversarios”, pero que es bueno que no se haya constituido “un grupo o una facción” con la fuerza de otros tiempos.

Consideró que esto se debe a que están “moralmente derrotados” y lo dijo, aclarando que no se trataba de “una burla”. Pero se extendió en el punto.

“Están moralmente derrotados porque no han tenido oportunidad de establecer un paralelo entre la nueva realidad y el último periodo neoliberal, caracterizado por la prostitución y el oprobio, que se ha convertido en una de las épocas más vergonzosas en la historia de México”, señaló.

Las referencias al “anterior periodo neoliberal” fueron abundantes durante todo su mensaje, en el cual también destacó las acciones de su gobierno, pasando por alto las múltiples fallas y carencias, tales como el desabasto de medicinas para niños con cáncer.

“No dejan de existir, ni queremos que desaparezcan, las protestas legítimas de los ciudadanos, ni los reclamos de nuestros adversarios, los conservadores que se oponen a cualquier cambio verdadero y están nerviosos o incluso fuera de quicio; sin embargo, no han podido constituir, y esto lo celebramos y toco madera, para que no se pueda crear un grupo o una facción con la fuerza de los reaccionarios de otros tiempos”.

Y continuó intentando fortalecer la frágil narrativa de la “transformación” del país.

“Afortunadamente, mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y están contentos, feliz, feliz, feliz”.

A lo largo de su mensaje AMLO no omitió, como hace cotidianamente en sus conferencias mañaneras, asegurar que ahora ya no hay corrupción, que se vive un auténtico Estado de Derecho y que la cancelación del aeropuerto de Texcoco fue una buena decisión.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password