Admite Sheinbaum “abuso policial” en detención de las 4 fotoperiodistas; destituye al director de la PBI

El director general de la Policía Bancaria e Industrial, José Arturo Blanco Hernández, responsable de los elementos que detuvieron a cuatro fotoperiodistas en el Metro Hidalgo, fue destituido este martes por instrucciones de la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, quien admitió que se cometió abuso policial.

En conferencia de prensa realizada este martes, Claudia Sheinbaum dijo que “ayer pedí la destitución del jefe de la Policía Bancaria, no sólo pedí la destitución de las personas que estaban allí”.

Admitió que hubo abuso policial en este caso y anunció la destitución de Blanco Hernández. “Siempre que se actúe con abuso policial vamos a estar ahí, voy a ser la primera”, dijo. “No puede permitirse el abuso policial y menos contra periodistas. Estoy en contra de eso”.

Sin embargo, a pesar de que se documentaron diversos incidentes de represión, Sheinbaum negó tajantemente que hubiera habido otros abusos durante las protestas.

Este 8 de marzo, cuatro mujeres periodistas fueron detenidas en el Metro Hidalgo, en el marco de una confrontación entre manifestantes y elementos de la policía. Su detención, que ellas denunciaron como fue ilegal y arbitraria, quedó documentada en fotografías y videos que se hicieron virales con reclamos hacia la jefa de gobierno y acusaciones de represión.

A las pocas horas, la Secretaría de Seguridad Ciudadana informó que los elementos que efectuaron el arresto fueron suspendidos para realizar una investigación interna.

Y, este martes, se informó de la destitución del Comisario Jefe de la PBI, José Arturo Blanco Hernández, quedando en su lugar el Comisario Jefe Elpidio De la Cruz Contreras.

“Por el incidente registrado entre policías de la PBI, manifestantes y periodistas gráficas en dicha estación, la Dirección General de Asuntos Internos de esta Secretaría tomó conocimiento, identificó al mando que dio la instrucción de detener a las mujeres quien ya fue suspendido; ya hay una carpeta de investigación y se toma la declaración de los policías que participaron en los hechos”, dijo la SSC-CDMX en un comunicado emitido hacia las 14:00 horas.

Aseguró que la dependencia tiene un compromiso para “no tolerar actos contrarios a los principios y valores que rigen esta institución; de investigar y sancionar al personal que cometa actos de corrupción, abuso policial o actúe fuera de los protocolos, a través de Asuntos Internos y, en su caso, con la Fiscalía General de Justicia”.

Aseguró que las periodistas ya fueron contactadas para invitarlas a presentar su denuncia ante las instancias legales de la capital.

La PBI es una corporación auxiliar, adscrita a la policía preventiva capitalina, que realiza labores de vigilancia en sucursales bancarias y también en estaciones del metro. La CDMX renta sus servicios a clientes privados y carece de las atribuciones de otros cuerpos policiacos.

Supuestamente, todas las corporaciones tenían la instrucción de no reprimir a las manifestantes durante los actos del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

Sin embargo, fueron varios los incidentes que protagonizaron las fuerzas de seguridad locales: la detención de las reporteras, el “encapsulamiento” de varios grupos para no dejarlos avanzar por la ruta de la marcha y el “gaseado” de manifestantes con gases de extintores de incendios, en la plancha del Zócalo. También se denunció que desde la valla de Palacio Nacional se lanzaron granadas de gas pimienta en contra de las manifestantes.

Sashenka Gutiérrez, de la agencia EFE, relató que varias decenas de elementos “empezaron a agredir a las compañeras fotógrafas”, buscando su detención, aunque en todo momento se identificaron como periodistas. Leslie Pérez, de El Heraldo de México y Graciela López, de Cuartoscuro, fueron esposadas y colocadas contra la pared. Otra de las agredidas fue Gabriela Pérez, de 24 Horas.

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password