Ackerman evade cuestionamientos sobre el Conacyt y su proyecto propagandístico Tlatelolco Lab

YouTube

John Ackerman dijo que no recibe personalmente recursos del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) en el Programa Universitario de Estudios sobre Democracia, Justicia y Sociedad (PUEDJS) de la UNAM. Sin embargo, no se refirió a los cuestionamientos sobre los recursos que el organismo encabezado por María Elena Álvarez-Buylla le ha dado para su proyecto de propaganda oficialista Tlatelolco Lab.

En una suerte de respuesta a la nota que publicó este miércoles El Universal, “Conacyt da 5 millones a Ackerman para investigar opositores”, el locutor dedicó un hilo en su cuenta de Twitter a pretender dar una explicación del PUEDJS y de los recursos del Conacyt, de los que dijo que “yo no recibo un solo peso”.

Explicó que el Conacyt apoya diversos proyectos de la UNAM, que no implican pago para los responsables técnicos o directores (como es su caso), sino que los recursos son para investigadores y “los gastos de operación de los proyectos”.

Para evadir el tema principal (en qué tipo de proyectos, como el Tlatelolco Lab, invierte el Conacyt), tramposamente Ackerman no responde a nada sino que reafirma lo que dice la nota del diario y el documento que reproduce en su página web, que dejan muy claro que el locutor no recibió los recursos personalmente, “sino la institución a la que se encuentra adscrito”.  

Pero si los pesos no son para él en lo personal, Ackerman también puede disponer de centavos y cargos: en su hilo de Twitter no se detuvo a hacer ninguna consideración acerca de que Marisol Espejel Ballesteros, prima de su esposa y secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, es webmaster de Tlatelolco Lab (como se puede ver en el directorio del micrositio del proyecto), como denunció desde el año pasado Guillermo Sheridan a propósito del PUEDJS.

Captura de pantalla de Tlatelolco Lab

Para intentar encubrir los señalamientos sobre el Tlatelolco Lab, el locutor recurrió a hablar de los institutos, centros y programas de la Coordinación de Humanidades de la UNAM, dentro de los que se cuenta el PUEDJS, en el que, según él,  “se desarrollan investigaciones de punta sobre democracia, cultura política, participación ciudadana y derechos humanos”. Y el Tlatelolco Lab aparece revuelto en el PUEDJS cuando Ackerman dice en su hilo: “Invito al público en general a conocer el increíble trabajo científico que desarrollan lxs destacados investigadores del @PUEDJSUNAM, incluyendo el #TlatelolcoLab, el periódico #Goooya, la exposición ‘Miradas artísticas hacia la pandemia’, el curso sobre ‘Periodismo digital y combate a las Fake News’, nuestras publicaciones y muchísimo más en nuestro sitio web”.

Ayer etcétera visitó el micrositio del recién fundado Tlatelolco Lab, y mostró cómo está lleno de panfletos de propaganda (“documentos de trabajo” les llaman allí) a favor de Andrés Manuel López Obrador y su gobierno, lo que Ackerman denomina “increíble trabajo científico”.

Captura de pantalla de Tlatelolco Lab

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password