Premio Nacional de Protección Nacional

Abuelo del niño que disparó en Torreón, detenido y se le congelarán sus cuentas

Cuartoscuro

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público detectó operaciones poco usuales (como transacciones millonarias entre empresas aun en Estados Unidos) hechas por familiares del niño que disparó el viernes pasado en el Colegio Cervantes, de Torreón, debido a lo cual ha decidido intentar congelar sus cuentas bancarias. Además, el abuelo del infante está detenido por homicidio.

Los familiares presuntos responsables de esos movimientos irregulares de efectivo son José Ángel “N” y Rebeca “N”, abuelos del niño, y José Ángel “N”, su padre, ninguno de los que ha presentado con anterioridad su declaración fiscal, por lo que se presume que pueden haber incurrido en fraude y en lavado de dinero.

Debido a lo anterior la UIF presentará una demanda y solicitará el bloqueo de las cuentas bancarias de los imputados, señaló Santiago Nieto, titular de la dependencia.

Asimismo, el fiscal de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, confirmó la detención del abuelo del menor responsable de los hechos del pasado viernes, al que se acusa de homicidio doloso de la profesora que resultó muerta ya que fue negligente en el uso de las armas que el niño llevó y accionó en la escuela, de las que era propietario. Fue trasladado al Penal de Torreón.

En una entrevista radiofónica, Márquez Guevara dijo que “de los datos de prueba que tenemos se desprende una probable responsabilidad y el cargo en concreto es el homicidio, obviamente una coparticipación por comisión por omisión. Omisión de un deber jurídico de cuidado que le correspondía observar con relación con las armas que estaban en su domicilio”.

El fiscal tampoco descartó que haya habido más participantes en la agresión, por lo que también investigará “si hay una posible vinculación con un grupo de amiguitos y que esto no vuelva a suceder”.

Además, aún se tiene que averiguar si esas armas fueron adquiridas de forma legal por el abuelo. El fiscal añadió que las armas le pertenecían y que las dejó al alcance del niño, por lo que “dentro del ámbito familiar que él vivió trajo como consecuencia lo que hizo”.

Si llega a ser declarado responsable de los hechos que se le imputan, el abuelo, un hombre de alrededor de 60 años, podría enfrentar una condena que puede ir de los 18 a los 35 años de prisión.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password