100% de los tramos elevados de la Línea 12 tienen deficiencias, informa el Colegio de Ingenieros

El Colegio de Ingenieros Civiles de México dio a conocer los resultados de una inspección realizada al resto del tramo elevado de la Línea 12 del Metro, revisión que arrojó que, respecto a las deficiencias encontradas, que de los tramos elevados que siguen en pie, 32% presentan un riesgo medio, 68% presentan riesgo bajo y ninguno presenta un alto riesgo.

Esto significa que el 100% de los tramos elevados presentan deficiencias, aunque no todas del mismo grado de gravedad. Según los expertos, no hay ningún tramo en pie que tenga el mismo nivel de riesgo del que colapsó.

Existen “fisuras”, “reparaciones insuficientes” y diversas vulnerabilidades y deficiencias que requieren un análisis más detallado, informaron. Asimismo, toda la línea presenta problemas en las vías.

“Se detectaron evidencias de deficiencias y otras vulnerabilidades que requieren mayor estudio, específicamente en este porcentaje que estamos hablando en los tramos que se calificaron con Grado B”, que es el riesgo medio.

Esta conferencia se ofreció un día después de que la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, presentara el primer dictamen preliminar de las causas del colapso del tramo de la estación Olivos, elaborado por la empresa danesa DNV. A dicho evento no acudió la funcionaria.

Un grupo de ingenieros de la mencionada institución se encargó de revisar todo los tramos elevados de la Línea 12, con excepción de la llamada “zona cero”, la que colapsó, encontrando vulnerabilidades semejantes (aunque de menor gravedad a las que provocaron la caída ocurrida el 3 de mayo y que segó la vida de 27 personas.

El coordinador del Comité Técnico de Seguridad Institucional, Bernardo Gómez, detalló que en el tramo elevado se encontraron fisuras en columnas, fisuras en trabes y cabezales, deficiencias en soldaduras “al centro del claro” y separación insuficiente entre vigas y entre vigas y cabezales. Esto último, dijo, puede ser defecto de construcción o efecto del sismo del 2017. Para saberlo habrá que hacer estudios más detallados.

Agregó que se encontraron “elementos de apoyo deformados”, “diafragmas colocados deficientemente o inexistentes” y otras deficiencias en las trabes.

“Esto implica pasar a un proceso de evaluación más preciso y detallado con especialistas en la materia. Encontramos diferentes circunstancias, primero soldaduras al centro del claro, que están en la zona de mayor esfuerzo. Se debe comprobar que se hizo bien la soldadura”.

Además, ante la presencia de fisuras en columnas, hay que analizar la situación interna de las mismas.

Según Gómez González, toda la zona subterránea, la del túnel, se encuentra en “condiciones óptimas” desde el punto de vista estructural. Los únicos problemas que se encontraron fueron goteras y escurrimientos, que, aunque no representan peligro, sí son un problema que debe atajarse.

“Han generado problemas en la operación y gastos excesivos en el mantenimiento, por lo que las recomendaciones son solucionar por completo y de forma definitiva el problemas de filtraciones”, dijo Gómez.

*ofv

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password