Trump se aferra a su discurso de fraude electoral pese a la violencia instada en el Capitolio; Twitter bloquea su cuenta

Reuters

Pese a la muerte de una mujer, la violencia desatada en el Capitolio, las amenazas, la irrupción y el toque de queda decretado en Washington, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se aferró esta tarde a su discurso de fraude electoral que, desde hace ocho semanas, no puede comprobar.

Este día, cuando el Congreso norteamericano certificaría la victoria presidencial del demócrata Joe Biden, en un asunto que los especialistas describen como “rutinario”, se convirtió en lo que también ya se empieza a llamar: el peor asalto a la democracia estadounidense.

Fue el propio presidente Trump quien esta mañana, a las afueras de la Casa Blanca, azuzó a sus seguidores a marchar hasta el Capitolio para evitar la certificación de Joe Biden. Incluso volvió a presionar al vicepresidente Mike Pence para que no validara los certificados de los colegios electorales: “Espero que haga lo correcto. Si no lo hace, será un día triste para nuestro país”.

Sin embargo, en simultáneo con el inicio de la sesión en el Congreso, el vicepresidente publicó una carta en su cuenta de Twitter en la que negó tener la autoridad para revocar el resultado de las votaciones.

Miles de simpatizantes se dirigieron al Capitolio, vulneraron el cordón de seguridad, y parte de ellos ingresaron al Congreso, por lo que se suspendió la sesión y se bloquearon los accesos a los salones del Senado y la Cámara de Representantes.

Sin embargo, los altercados en el interior se activaron entre los trumpistas y las fuerzas de seguridad. Un agente disparó a una mujer y aunque fue evacuada de emergencia, la policía de Washington D.C. confirmó después su deceso.

Mientras el caos y la violencia se apoderaban de la capital estadounidense, el presidente Trump acudió a su cuenta de Twitter para justificar la violencia desatada por sus seguidores. Cinco de los mensajes publicado, uno de ellos un video, fueron bloqueados por la red social ante el riesgo de generar mayor violencia. En todos, el presidente norteamericano alegaba fraude electoral algo que la empresa considera como “una demanda que todavía se disputa”, por lo que los tuits no pueden ser retuiteados ni “likeados”.

Ante la obstinación, alrededor de las 6:00 de la tarde Twitter bloqueó por las siguientes 12 horas, la cuenta oficial de Trump tras remover los mensajes que alentaban la irrupción de sus seguidores e insistían en su no probado discurso de fraude electoral.

Esta vez, sin embargo, la empresa de Jack Dorsey le advirtió que de volver a violar las reglas, incluidas las políticas de integridad cívica y amenazas violentas, la cuenta del presidente saliente de Estados Unidos será suspendida de manera permanente.

“Estas son las cosas y los eventos que suceden cuando una victoria electoral, sagrada y aplastante, es despojada de manera tan brutal de los grandes patriotas que han sido mal e injustamente tratados durante tanto tiempo. Vayan a casa con amor y en paz. ¡Recuerda este día para siempre!”, dice el último mensaje que el mandatario publicó previo al bloqueo de su cuenta.

Minutos antes había subido un video de un minuto donde se aferraba a que la elección de noviembre había sido un fraude: “sé que están dolidos por cómo nos robaron la elección pero es tiempo de que vayan a casa en paz”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password