Recomendamos: Resultados optimistas sobre el efecto de la vacunación contra la pandemia

Foto: The New York Times

El programa de vacunación de Escocia redujo sustancialmente los ingresos hospitalarios por COVID-19, según los resultados de un estudio publicado el lunes, lo que ofrece la señal más sólida en el mundo real de la eficacia de la vacuna de AstraZeneca-Oxford en la que gran parte del mundo confía para acabar con la pandemia.

Gran Bretaña ha retrasado la administración de la segunda dosis hasta tres meses después de la primera, optando por ofrecer a más personas la protección parcial de una sola inyección.

El estudio, que abarca tanto la vacuna de AstraZeneca como la de Pfizer-BioNTech, examinó el número de personas que fueron hospitalizadas tras recibir una sola dosis de la vacuna.

Sin embargo, el estudio alerta sobre la duración de los altos niveles de protección de una sola dosis.

El riesgo de hospitalización se redujo a partir de una semana después de que las personas recibieran la primera inyección, alcanzando un punto bajo entre cuatro y cinco semanas después de la vacunación.

Pero luego parecía volver a aumentar.

Los científicos que llevaron a cabo el estudio dijeron que era demasiado pronto para saber si la protección ofrecida por una sola dosis disminuía después de un mes, y advirtieron que se necesitaban más pruebas.

Los hallazgos de Escocia reforzaron los resultados previos de Israel, que mostraban que las vacunas ofrecían una protección significativa contra el virus.

Los estudios israelíes se han centrado en la vacuna de Pfizer, pero el estudio escocés se extendió a la inyección de AstraZeneca, que se administra en Gran Bretaña desde principios de enero.

La inyección de AstraZeneca es la columna vertebral de los planes de vacunación de muchos países: es mucho más barata de producir, y puede enviarse y almacenarse en heladeras normales en lugar de los congeladores ultrafríos utilizados para otras vacunas.

“Ambas funcionan espectacularmente bien”, dijo el lunes en una rueda de prensa Aziz Sheikh, profesor de la Universidad de Edimburgo que participó en el estudio.

Los investigadores en Escocia examinaron unos 8000 ingresos al hospital relacionados con el coronavirus y estudiaron cómo difería el riesgo de hospitalización entre las personas que se habían vacunado y las que no.

En total, más de 1,1 millones de personas fueron vacunadas en el período que los investigadores estudiaron.

El número de personas vacunadas que buscaron atención en los hospitales fue demasiado pequeño para comparar las vacunas de AstraZeneca y Pfizer, o para dar cifras precisas sobre su eficacia, dijeron los investigadores.

En ese mismo período de tiempo, la vacuna de Pfizer redujo el riesgo de hospitalizaciones en aproximadamente un 85 por ciento.

En ambos casos, estas cifras encajan dentro de una amplia gama de posibles efectos.

Ver más en Clarín

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password