Recomendamos también: Restauran la casa más antigua de México, de 450 años, por Mark Stevenson

CIUDAD DE MÉXICO

La casa de una planta con estructura de dintel yace a plena vista desde hace cientos de años, detrás de generaciones de vendedores ambulantes afuera de sus paredes gruesas y viejas, pero los expertos han concluido que la construcción con el número 25 en la calle de Manzanares es la casa más vieja en la Ciudad de México y una de las más antiguas en toda Norteamérica.

Su presencia es un testimonio de las personas, pobres en su mayoría, que la habitaron durante siglos y de los que la construyeron con una ingeniosa mezcla de técnicas españolas y prehispánicas cuando la levantaron en algún momento entre los años de 1570 y 1600.

Hay pocas iglesias en el sur de México y pocos lugares _como la Casa Montejo en Mérida, Yucatán_ que puedan ser siquiera algunas décadas más antiguas. Las iglesias dicen poco de cómo vivía la gente y la Casa Montejo es básicamente una fachada cuyo interior ha sido remodelada durante siglos por familias acaudaladas.

La anodina casa en la calle de Manzanares sobrevivió a decenas de sismos de magnitud 7 o mayores y repetidas inundaciones, incluso una que duró cinco años después de una tormenta en 1629.

 Fue hace hasta unos años que la casa vieja y amplia fue usada de la misma forma que lo fue durante 450 años: una familia vivía en cada una de las decenas de habitaciones que dan a su patio central. Una cuenca de piedra se usaba para almacenar agua y lavar ropa.

El pavimento grueso delinea el patio y desagües de piedra dejan escapar el agua de los techos de madera. Las marcas de mampostería talladas en los dinteles de cantera son figuras de ramas y flechas con plumas, sugiriendo un grupo habilidoso de trabajadores de las piedras.

Hay un salón más grande en la parte de atrás del patio y salones más pequeños se alinean a los lados hasta la entrada.

“Esta casa tiene una disposición que en el México prehispánico se llamaba calpulli”, una especie de familia extendida que formaba la construcción básica de bloques de la sociedad azteca, dijo Mariano Leyva, director del Fidecomiso del Centro Histórico, que está restaurando la casa para que sea un centro comunitario. “Es una disposición prehispánica en donde un jefe de familia, un pater familia, se quedaba junto a sus hijos y generalmente tenía el mismo oficio, podrían ser comerciantes”.

Más información: https://hrld.us/2Qow7sN

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password