Renuncia Evo Morales luego de perder el apoyo de las Fuerzas Armadas

Ante la “sugerencia” de las Fuerzas Armadas de Bolivia de renunciar, el presidente boliviano Evo Morales anunció este domingo que se retira de la presidencia para evitar, según él, mayores confrontaciones en la sociedad. “Duele mucho”, se quejó.

En conferencia de prensa televisada y acompañado por miembros de su gabinete, Evo Morales declaró que “tengo la obligación de buscar esta paz. Duele mucho. Gente boliviana enfrentada… duele mucho que partidos que han perdido llevaran a la violencia, llevaran a la agresión, enfrentándose bolivianos con bolivianos. Y por esta y por muchas razones estoy renunciando”, dijo, este domingo y a tan solo dos días de haber dicho que no cedería a presiones ni tampoco renunciaría al cargo ya que lo que buscaba la oposición era dar un golpe de Estado. 

Lo cierto es que Morales se vio acorralado ante la falta de apoyo de la milicia y la policía nacional para gobernar durante un nuevo periodo, esto, luego de las  irregularidades registradas en las elecciones del 20 de octubre y descubiertas por una auditoría realizada por la Organización de Estados Americanos.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armada, Williams Kaliman, declaró horas antes que “ante la escalada de conflicto que atraviesa el país sugerimos al presidente Evo Morales que renuncie a su mandato permitiendo la pacificación del país”. La petición fue posteriormente secundada por el General Comandante de la Policía, Vladimir Yuri Calderón.

Las intensas protestas en el país pidiendo la salida de Evo Morales del poder, fueron catalogadas por éste como un intento de “golpe de Estado”. Ante esta situación, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, así como los gobiernos de Cuba y Venezuela manifestaron su apoyo a Morales.

El proceso electoral del 20 de octubre fue auditado por la OEA, que revisó 894 actas, 38.07% de las cuales presentaron amplias inconsistencias con el padrón electoral: en las actas se asentaron más votos que ciudadanos registrados en el padrón.

Además, se encontraron fallas en la custodia de los materiales electorales, errores de software, falsificación de firmas y alteración de actas.

“Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo”, señaló la OEA, aunque consideró que la diferencia entre ambos no era tan notoria como para zanjar toda duda. La sugerencia fue convocar a un nuevo proceso electoral, a una segunda vuelta, vigilada por nuevas autoridades electorales,  lo cual Morales aceptó ante las intensas protestas en todo el país..

Así, tras la auditoría, anunció que había decidido, “convocar a nuevas elecciones nacionales que mediante el voto permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a sus autoridades”.

No obstante, ante el “monstruoso fraude”, la oposición se negó a una segunda vuelta ya que en la misma volvería a contender Evo Morales. Lo que exigieron fue su renuncia a la presidencia y también a participar como candidato en nuevos comicios. Todavía por la mañana de este domingo Evo Morales habló de organizar nuevas elecciones.

Fue en este punto que las Fuerzas Armadas hicieron la “sugerencia” de que presentase su renuncia. La retirada del apoyo militar fue lo que inclinó la balanza.

Evo Morales dijo reiteradamente que los señalamientos de fraude solo fueron un intento de golpe de Estado disfrazado.

“Cuando dijimos nuevas elecciones dejando de lado nuestro triunfo y han pedido nuevos miembros del Tribunal Supremo Electoral, ningún problema; trabajemos para que haya nuevos miembros para el Tribunal Electoral. Ahora rechazan y solo piden renuncia: eso es golpe. Que sepa la comunidad internacional, que sepa el pueblo boliviano, que sepan las nuevas generaciones, so pretexto de fraude había sido golpe”.

Además de acceder a una segunda vuelta, Morales ordenó, para tranquilizar a la oposición, que se investigara el fraude electoral detectado por la OEA.

Por medio de la Fiscalía General de Bolivia, su gobierno anunció el inicio de acciones legales para “ el procesamiento y juzgamiento de los vocales miembros del Tribunal Supremo Electoral y demás autores y partícipes de estos presuntos hechos irregulares”.

Ni la propuesta de una segunda vuelta ni la anunciada investigación para castigar el fraude calmaron los ánimos. Los líderes opositores, Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho se negaron a que Morales volviera a postularse jamás.

“Si le queda un ápice de de patriotismo, debería dar un paso al costado”, dijo Mesa. A su vez, Camacho dijo que mediante el fraude electoral “el señor Evo Morales “ha fracturado el orden constitucional y debe renunciar”.

Avanzando el día, la petición fue secundada por las Fuerzas Armadas, lo que hizo que finalmente Morales presentara su renuncia, no sin antes insistir en que él ganó los comicios.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password