Recomendamos también: “Sólo estoy sangrando”: las provocativas estrategias en Suecia para desestigmatizar la menstruación

Imagen: Liv Strömquist,

Hace cinco años, unas sencillas imágenes hechas con tinta negra y un poco de acuarela roja sobre papel blanco sorprendieron a los viajeros del metro de Estocolmo.

El tunnelbana, como se le llama al metro de la capital sueca, a menudo es descrito como la galería más larga del mundo, con arte expuesto en 90 de las 100 estaciones a lo largo del sistema de túneles de 109 kilómetros.

Las obras permanentes de décadas de antigüedad lidian con temas que van desde los derechos de las mujeres hasta la inclusión y la deforestación.

Pero la exhibición que apareció en octubre de 2017 en la estación de Slussen dejó a muchos con la boca abierta.

Eran obras de la caricaturista Liv Strömquist, habían sido elegidas por funcionarios de la ciudad y marcaron un hito en la historia feminista.

“Las que generaron un gran debate fueron tres imágenes diferentes de patinadoras sobre hielo con manchas menstruales en la entrepierna”, recuerda la artista.

Las imágenes ya habían aparecido en uno de los libros más vendidos de Strömquist.

“Para mí personalmente, la menstruación siempre había sido algo muy, muy doloroso y vergonzoso. No podía hablar con nadie al respecto.

“Pensé que era interesante investigarlo como algo que está en toda la sociedad: ese sentimiento de vergüenza por algo muy, muy natural que la mitad de la humanidad experimenta, en vez de interpretarlo de alguna manera psicológica personal”.

La idea era que las sangrientas patinadoras de Strömquist representaban una utopía, una sociedad libre de estigmas para las personas que menstrúan.

Estallido

Las imágenes encendieron un fuerte debate en los medios locales y globales y las redes.

“Es un poco chocante tenerlas en un espacio público como este. Creo que es de mal gusto”, le dijo a la BBC en esa época una mujer en el tunnelbana, mientras que un hombre expresó: “Puede que me llames conservador o intolerante, pero me parece aberrante”.

Hubo quienes se manifestaron arrojándole pintura a las obras, y algunos políticos de la oposición de la derecha argumentaron que era un mal uso de los impuestos exponerlas en público.

Pero a otros les encantaron.

“Creo que es genial. También es un poco juguetón”, opinó otro hombre en el metro.

“Para mí, son intrigantes. Es algo muy natural. ¡Es genial. Debería haber más así!”, exclamó una mujer.

¿Por qué esconder el tampón?

Suecia se clasifica regularmente como uno de los países más feministas del mundo, con generosas licencias parentales, cuidado infantil asequible y una historia de mujeres en la política.

La disputa sobre el arte del metro fue una señal de que incluso allá los tabúes milenarios sobre la menstruación seguían vigentes.

Pero también fue un signo de que las cosas estaban cambiando.

“El que hubieran colgado esas obras de arte significaba que había iniciativas desde arriba que indicaban que estaba bien mostrar la menstruación en un lugar público y que la gente la viera todos los días”, subraya Louise Klinter, de la Universidad de Lund, quien ha investigado a fondo el estigma en torno a los períodos.

La exposición en el metro captó la atención mundial, pero Strömquist ya había tocado el tema un par de años antes en un programa de radio que también fue un catalizador importante.

Comentó cuán extraño es que no podamos hablar de la menstruación abiertamente y por qué es tan importante que nadie supiera qué llevamos en la mano cuando nos vamos a cambiar el tampón.

“Fue un podcast muy popular que también escucharon personas de generaciones un poco mayores, a las que este tipo de mensajes sobre la desestigmatización de la menstruación no le llegan necesariamente”.

A mediados y finales de la década de 2010, parecía que había períodos en todas partes, desde un musical en el Teatro Nacional de Suecia hasta una nueva ola de arte menstrual.

“Comenzó a aparecer por todas partes, y hubo un cambio masivo en la forma en que se anunciaban los productos y el lenguaje cambió por completo, tanto visual como verbalmente”.

De azul a rojo

En 2017, una campaña publicitaria de toallas higiénicas se atrevió a usar líquido rojo para simbolizar la sangre menstrual en lugar del líquido azul clínico que se había utilizado durante años.

Fue realizado por la agencia de publicidad AMV BBDO para una empresa sueca Essity que está detrás de grandes marcas globales como Lotus y Nosotras. Señalaron que una investigación había encontrado que el 74% de las personas querían ver una representación más honesta en los anuncios.

El comercial mostraba también a una mujer en la ducha con sangre corriendo por su muslo y un hombre comprando toallas sanitarias.

Ver más en BBC

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password