Recomendamos también: Los inmensos templos egipcios que tuvieron que ser trasladados (y reconstruidos) piedra a piedra

En lo más profundo del interior del Gran Templo de Abu Simbel existe un vasto y maravilloso mundo.

El templo se levantó en la ladera de una montaña del antiguo Valle Nubio en el sur de Egipto.

Sus pilares adornados con intrincadas obras de arte de índole militar sostienen un techo pintado con buitres alados.

Los jeroglíficos que se extienden desde el piso hasta el techo y que decoran todas las paredes representan las victoriosas batallas del faraón Ramsés II, el mismo hombre responsable de la construcción de este enorme recinto.

Afuera, se pueden ver cuatro estatuas colosales del faraón que miran hacia el este, en dirección al sol naciente y que están atentas a un imponente lago cristalino.

Es un espectáculo increíble de contemplar, pero si la historia hubiera sido un tanto diferente, hoy no pudiésemos admirarlo. Y es que no estaría aquí: yacería debajo de las aguas del lago.

Lo que aún resulta más difícil de imaginar es que si Abu Simbel no se hubiera preservado, lugares como el Centro Histórico de Viena, el templo Angkor Wat de Camboya y otros sitios que son patrimonio mundial de la Unesco sólo podrían vivir en los libros de historia.

“Magnífico”

“Egipto ha hecho un gran trabajo preservando sus antiguos templos”, dijo Kim Keating, directora de la sección de ventas globales de la compañía de excursiones de aventura de lujo Geographic Expeditions.

“Este (complejo), con una iluminación suave que destaca sus obras de arte internas; grafitis que se remontan a los primeros invasores de Egipto -con lo cual se documenta cómo este país fue conquistado a través del tiempo– y ubicado frente a un hermoso lago tan grande que es como mirar hacia el océano, es magnífico”.

El Valle de Nubia, en el norte de África, se extiende por la frontera del sur de Egipto y el norte de Sudán.

Se trata de una remota región desértica que está salpicada de oasis bordeados de palmeras y ocasionales wadis (ríos estacionales) y que alberga al poderoso río Nilo, el cual pasa por la ciudad egipcia de Asuán y se enrumba hacia El Cairo.

En la antigüedad, esta era una tierra de oro y riquezas y estaba gobernada por reyes, muchos de los cuales construyeron pirámides, monumentos y templos, en parte como una demostración de su poder.

El complejo de Abu Simbel, construido en un periodo de 20 años en el siglo XIII antes de Cristo, es uno de los más impresionantes que se conservan hoy en día.

Junto al Gran Templo se encuentra un templo más pequeño que honra a la reina de Ramsés, Nefertari.

Más información: https://bbc.in/2rYVyWY

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password