Recomendamos también: La rebelión de las piernas en Argelia

Etcétera
Internacional

Una estudiante de Derecho de la universidad Said Hamdine de Argel acudió el pasado 9 de mayo al examen final para graduarse como abogada pero no pudo hacerlo porque un guardia de seguridad decidió que llevaba la falda demasiado corta, según recogió el portal de noticias argelino TSA. La joven se sublevó y su indignación se contagió en las redes sociales. Un mosaico de rodillas expuestas, nada provocativo, a priori, se ha convertido en la expresión de la rebeldía en Argelia. Las imágenes se almacenan en un álbum de Facebook con un elocuente nombre: “Piernas enojadas”, ubicado en la página “Mi dignidad no está en la longitud de mi falda”.

Las imágenes compartidas en Twitter por medios, son de las pocas que aún no han sido censuradas o pirateadas, como esta de Le Figaro, en Francia.

Detrás de este espacio está una joven directora argelina, Sofia Djama, quien pensó que esta red social podía generar un espacio para que otras (y otros) ciudadanas se expresasen. Su propuesta era manifestarse de forma simbólica. “Deseaba que se convirtiese en un lugar de apoyo para la joven. Ella había dicho que pretendía denunciar los hechos y quería que viese que hombres y mujeres, creyentes y agnósticos estaban a su lado, que no estaba sola, eso normalmente da coraje”, explica Djama a Verne. Hasta ese momento, Djama había utilizado la cultura y, más concretamente, el cine para defender los derechos de las mujeres. “No sé si soy una feminista”, confiesa, “prefiero decir que soy muy sensible, por naturaleza, a todo lo que se refiere a las cuestiones de las mujeres”.

http://verne.elpais.com/verne/2015/05/29/articulo/1432899587_090975.html

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password