Recomendamos también: La mujer que luchó por su derecho a ser prostituta

El 1 de mayo de 1958, una joven musulmana llamó la atención en una corte en la ciudad de Allahabad, en el norte de India.

Husna Bai, de 24 años, se presentó ante el juez Jagdish Sahai como una prostituta. Estaba ahí para invocar la Constitución y presentar una petición en desafío a la validez de una nueva ley que prohibía la comercialización del cuerpo humano.

Bai argumentó que, al atacar su forma de trabajo y sustento, la ley había “frustrado el propósito de estado de bienestar que establecía la Constitución en el país”.

Era un acto radical de resistencia pública protagonizado por una musulmana pobre. En un momento en el que la vida en India había excluido a las prostitutas de la sociedad civil, ella obligó a los jueces a mirarlas como mujeres.

El número había disminuido —de 54.000 a 28.000 en 1951, según cifras oficiales— así como el apoyo público para ellas.

Cuando las prostitutas ofrecieron donaciones al Partido del Congreso, Mahatma Gandhi las rechazó y les sugirió que se dedicaran a tejer. Esto a pesar de que estaban entre los reducidos grupos de personas que tenían permitido votar ya que ganaban dinero, pagaban impuestos y poseían propiedades.

Se sabe poco sobre la vida personal de Husna Bai aparte del hecho de que vivía con su prima y dos hermanos menores que dependían de sus ganancias. Tampoco se encontraron fotografías de ella en una búsqueda de archivos.

Pero la historia de su lucha por el derecho a ejercer su oficio —olvidada en gran medida— es parte de un nuevo libro del historiador Rohit De, de la Universidad de Yale, en Estados Unidos.

La obra, titulada “La Constitución del Pueblo: La Ley y la Vida Cotidiana en la República de India”, explora cómo la Constitución del país sudasiático, a pesar de su “autoría elitista y antecedentes extranjeros, llegó a impregnar la vida y la imaginación cotidiana en India durante su transición de un estado colonial a una república democrática”.

La lucha por la libertad

Debido a la ausencia de materiales de archivo, De se basó en registros de la corte para reconstruir la historia de Husna Bai como parte de un movimiento más amplio de mujeres en todo el país.

La petición de Bai despertó mucho interés y ansiedad.

Por un lado, burócratas y políticos la debatieron y dejaron atrás “un rastro abundante de papel”, según el autor. Por otro, un grupo de prostitutas en Allahabad y el sindicato de bailarinas manifestaron su apoyo a la causa de Bai.

También se produjo una oleada de peticiones similares presentadas por prostitutas en los tribunales de Nueva Dehli, Punjab y Bombay.

Más información: https://bbc.in/2QHXayl

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password