Recomendamos también: El Spiderman negro que nació con Obama para luchar contra el “villano” Trump

Quien conecte con el mundo de los cómics en pleno 2018, después de haberlos abandonado hace años, encontrará que los superhéroes de su infancia han cambiado para siempre. Capitán América ha sido negro negro y ha tenido alas (Sam Wilson), Thor y Lobezno son mujeres, y El Motorista Fantasma ya no es motorista, sino que conduce un coche Dodge. La onda expansiva de esta metamorfosis llegó incluso al que probablemente sea el icono más importante de Marvel: Spiderman.

El Peter Parker que todos conocían ha muerto, al menos en el universo Ultimate (una línea editorial de Marvel dedicada a actualizar los orígenes de sus personajes). Su papel lo ocupa Miles Morales, un joven afroamericano que también recibió la picadura de una araña radioactiva y desde entonces combate el mal a golpe de red.

La primera aparición de Morales en 2011 no dejó indiferente a ningún aficionado. Fue para la industria del cómic lo que un impacto del martillo Mjolnir (el de Thor) para el suelo: demoledor. Quienes mejor lo saben son sus responsables, el escritor Brian Michael Bendis y la artista Sara Pichelli, ya que todavía hoy sufren las consecuencias de un terremoto que generó todo tipo de opiniones, tanto positivas como negativas.

“No pillo a los haters, sus ideas me molestan porque no tienen sentido. ¿Por qué gastar tantas energías odiando algo que hace feliz a la gente?”, afirma Pichelli a eldiario.es. La ilustradora italiana ha sido una de las grandes invitadas a la Heroes Comic Con de Madrid celebrada la pasada semana y, como consecuencia, una de las más buscadas de todo el recinto. ¿El objetivo? Conseguir su firma y convertir un cómic en un objeto de deseo.

Pichelli considera que los fans más críticos con Miles antes deberían “leer las historias y entonces hablar sobre ellas”, ya que “si no las lees no pueden no gustarte”. Según la artista, la narrativa del nuevo Spiderman es totalmente distinta a la de Peter Parker. “El tiempo es diferente, viene de otro sitio diferente, el contexto es diferente… Además, creo que Miles usa un lenguaje más adaptado a la gente joven”, considera la ilustradora.

Sin embargo, hay cosas que nunca cambian, como la ética: “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, recuerda Pichelli haciendo referencia a la famosa frase que el tío Ben dijo a Parker antes de morir y que también sirve como principio para la conducta de Morales.

La importancia de que Morales sea el nuevo arácnido

Pero, ¿por qué es relevante que el traje de Spiderman cambie de propietario? “Es el primer Spiderman negro, así que es un icono que sirve de identidad para las minorías”, opina Pichelli. Existe otra manera de entender el superhéroe, una en la que cualquiera puede convertirse en uno independientemente del color de piel o de su género.

“Creo que están haciendo un buen trabajo [en Marvel]. Era cuestión de tiempo que se expandieran a todo tipo de cultura o etnia”, mantiene la artista italiana. De hecho, la primera portada de Morales como el lanzarredes fue en el cómic Ultimate Fallout #4 publicado en agosto de 2011. El mensaje que acompañaba a estas historietas era claro (e incluso traumático): Spider-man no more (no más Spider-Man).

Pero el nuevo arácnido no llegó en una época cualquiera. Lo hizo en un Estados Unidos bajo el mandato de Barack Obama y en un contexto aparentemente favorable para poner punto y final a la falta de diversidad. “Cuando Barack Obama fue elegido presidente mucha gente celebró ver a un presidente afroamericano. Yo vi a Obama como el producto de una mezcla de razas y para mí es lo mismo con Miles”, aclaró a EFE quien entonces era editor jefe de Marvel, Axel Alonso, en una entrevista realizada un año después de la actualización del arácnido.

De hecho, es en los primeros números de Miles Morales cuando los autores ven una oportunidad clara para criticar y exponer el racismo. Mientras Miles combate con un villano, parte de su traje se rompe y deja a la vista el color de su piel, lo que alarma a muchos de los presentes. Pero no por tratarse de un nuevo arácnido, sino por su color. “Miles no entiende por qué todos están preocupándose por el color de su piel.’Tengo superpoderes, soy un héroe, ¿y te preocupas por mi piel?'”, detalla Pichelli, “yo a eso lo llamo racismo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password