Recomendamos también: Deudas, subastas y suicidios: el icónico taxi amarillo de Nueva York es una ruina

Mohammad Mahbu quiere de vuelta la vida que tenía en Bangladesh. El taxista se abre paso con agilidad entre el tráfico que congestiona las avenidas de Nueva York. Lo hace con la experiencia de llevar dos décadas al volante. Pero su sueño quedó atrapado hace cinco años en un atasco al que no ve salida. Debe 650.000 dólares por un medallion, el permiso que le da derecho a operar un taxi amarillo. Cada vez son más los que como él cuentan el lastre que soportan.

Se estima que en Nueva York hay unos 6.000 taxistas independientes como Mahbu con un medallion. La deuda media es de medio millón de dólares. Unos 950 ya se han declarado en bancarrota. Estos permisos llegaron a considerarse una inversión más rentable que un piso en Manhattan. “Era un funcionario con un gran sueño”, recuerda durante una protesta en la escalinata del Ayuntamiento al recordar su vida en Bangladesh. “Ahora soy un mendigo”.

Trabaja todas las horas que puede para mantenerse a flote, como Hakan Humusoglu o Vinod Malhotra. Comentan que es muy difícil llegar a final de mes teniendo que pagar las letras de los préstamos. La ansiedad es patente cuando hablan de su futuro financiero. “Todo lo que pasa por sus taquímetros”, señala Bhairavi Desai, del sindicato New York Taxi Workers Alliance, “va directo a pagar deudas, al coche y al seguro”.

En el epicentro de la crisis están las prácticas predatorias seguidas por las entidades que les facilitaron los créditos y los intermediarios. The New York Times publicó en mayo una investigación en la que reveló cómo la ciudad y los reguladores fueron cómplices al permitir que se inflara el valor de los medallions en las subastas. Por uno de estos permisos se llegó a pagar casi un millón en 2014.

Eso fue antes de que servicios alternativos como Uber cambiaran las reglas de juego e inundaran las calles con sus coches negros. La ciudad aprobó estos permisos y se benefició con su venta. Mahbu podría haber sacado a subasta el suyo, pero no le resolvería ni una tercera parte del problema. Con suerte lograría transferirlo por 175.000 dólares. Es el precio que se pagaba hace 15 años.

Suicidios

Muchos de estos taxistas viven en Queens y el Bronx, barrios que representa la progresista Alexandria Ocasio-Cortez. Durante una audiencia en el Congreso cargó contra las prácticas predatorias que llevaron a miles de taxistas a la ruina. “Es gente corriente”, señaló, “la mayoría inmigrantes que tratan de empezar una vida”. Calificó la conducta de los prestamistas de criminal y defendió rescatar a los afectados. “Los reguladores lo sabían”, afirma, “la ciudad lo sabía”.

Nicolae Hent, otro taxista, espera que esta crisis fuerce a la ciudad a “resolver el problema que han creado”. Debe 120.000 dólares. Aunque no se le ve tan desesperado como a otros de sus colegas, conocía bien a Nicanor Ochisor, uno de los taxistas que se suicidó. Cuentan que todo les iba bien hasta la irrupción de Uber. A partir de ese momento, dice Mouhamadou Aliyu, el negocio “se hizo más difícil cada día”.

Más información: http://bit.ly/2p7k8Gy

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password