Recomendamos: Sylvester Stallone: 50 años en el cine y una vida personal teñida de tragedia

2020 será un año significativo para Sylvester Stallone (Nueva York, 1946): el gran héroe de acción de Hollywood de los años ochenta y noventa, que se supo reciclar en la última década, cumple cincuenta años en la industria. Medio siglo que tal vez él desearía que fuesen 44: de 1976 es Rocky, la película que le dio fama y críticas entusiastas (no olvidemos que el héroe de acción del que luego la crítica se reía estuvo nominado al Oscar como mejor actor y mejor guionista en 1976 por esa película). Pero de 1970 es la llamativa película erótica The Party at Kitty and Stud’s (Fiesta en casa de Kitty y Stud), en todo derecho la película en la que tuvo su primer papel protagonista por la que el actor, entonces casi en la miseria, cobró 180 euros.

Desde entonces, Sylvester se convirtió en uno de los actores mejor pagados de Hollywood, el arquetipo de un héroe de acción absoluto de los que ya no existen hoy y capaz de sorprender agradablemente a la crítica (Copland, de 1997, o Creed, de 2015) o espantarla (¡Alto! O mi madre dispara, de 1992). Su filmografía, repleta de películas en las que interpreta a héroes antisociales, hombres atormentados y conversadores más bien monosilábicos, es de sobra conocida. Por eso hoy nos vamos a detener más en una vida llena de tragedias y anécdotas que aún no entendemos por qué no se ha convertido, también, en una película.

Una infancia marcada

Y no solo por tener como madre a Jackie Stallone, una fuerza de la naturaleza a la que ya dedicamos un artículo. Ese rostro hierático de Sylvester, que en la última etapa de su carrera ha llegado a convertirlo en un inesperado actor de carácter, no es un recurso dramático. Cuando nació el seis de julio en 1946 hubo complicaciones en el parto y los doctores se vieron obligados a utilizar fórceps para extraer al pequeño Sylvester. Un mal uso de los mismos dañó de gravedad un nervio y causó una parálisis en la parte inferior del rostro de Stallone. Eso explica que mueva poco la boca, algo que con el tiempo se convirtió casi en parte de su identidad como intérprete.

Pero antes de llegar ahí, sus dificultades en el habla y su rostro diferente cuando era un niño le valieron ser víctima del acoso escolar de sus compañeros. “Me acuerdo todo el tiempo”, relató durante un encuentro con jóvenes en Ciudad de México en 2016 en declaraciones recogidas por el periódico Jornada. “Cuando alguien es acosado eso nunca se va, es una cicatriz en tu alma, pero algunas veces puede ayudarte porque te dices que eso no volverá a pasarte otra vez”, dijo.

Unos padres que no dejaban de ponerlo en evidencia

Jackie Stallone, madre de Sylvester, es una estrella por derecho propio y en su currículum tiene las siguientes profesiones: trapecista, bailarina, boxeadora, azafata, peluquera, empresaria, presentadora, astróloga, lectora de traseros (tal cual) y concursante del Gran Hermano VIP británico. A sus 97 años sigue siendo un personaje público muy activo en Instagram. Su padre, Frank (fallecido en 2011) nunca fue tan mediático como su madre, pero a comienzos de los años noventa Jackie y él se enzarzaron en una guerra mediática que dejó tristes episodios. Como una discusión en directo por la radio en el programa de Howard Stern. “Déjame recordarte, hijo de puta, que me pegabas y me llegaste a enviar al hospital muchas veces”, le gritó ella. “¿Y ahora quieres salir por la radio y decir que eres un gran tío? ¡Nunca mantuviste a tus hijos! ¡Nunca te importaron una mierda!”, añadió Jackie.

Más información: http://bit.ly/38dt26V

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password