Recomendamos también: Rusia aprueba la ley que refuerza su capacidad de censura en Internet

Rusia avanza hacia la construcción de un telón de acero digital. Con el objetivo de hacer frente a las amenazas cibernéticas y en respuesta a la estrategia de ciberseguridad de Estados Unidos, el Parlamento ruso ha dado el visto bueno este martes a la creación de un Internet soberano. El polémico proyecto supone no solo erigir una Red doméstica que pueda funcionar de manera autónoma; también permitirá a las autoridades rusas filtrar la información externa a esa Red y bloquear el contenido que considere indeseable o peligroso. El plan es crear la infraestructura para, en caso de ataque cibernético, desplegar las murallas digitales. Y desenchufarse de Internet global para quedarse dentro de un ecosistema ruso. Si otros países intentan aislarla, Rusia se aislará primero, plantean.

La ley para establecer RuNet, como han llamado a la Internet soberana rusa, ha alarmado a las organizaciones de derechos civiles, que sostienen que tras el argumento de prevenir pirateos o ataques digitales se esconde la intención de reforzar el control de la Red. Y de limitar las libertades en el ciberespacio en este país de más de 144 millones de habitantes, y en el que el 76% de la población tiene acceso a Internet. “El paquete de medidas entero supone la creación de un cortafuegos ruso global de censura, es una amenaza para los usuarios”, critica Artión Kozluk, director del centro para la libertad en la Red Roskomsvoboda. El abogado y activista compara la nueva ley con la conocida como cibermurallachina, con la que el Gobierno del gigante asiático controla la Red y bloquea el acceso a cientos de webs y aplicaciones, como Twitter, Facebook o YouTube.

Según la nueva ley rusa, que entrará en vigor el 1 de noviembre —aunque progresivamente con distintos pasos técnicos— las empresas de telecomunicaciones tendrán que implantar “medios técnicos” para redirigir todo el tráfico de Internet de Rusia a través de unos puntos de intercambio que administrará o aprobará el organismo de las telecomunicaciones ruso, Roskomnazor. Esta agencia inspeccionará el tráfico y podrá bloquear contenido prohibido, según recoge la ley. Tendría control sobre la información.

Rusia ya bloquea aplicaciones de mensajería como Telegram, la red social profesional LinkdIn o el canal de vídeos DailyMotion. Aunque Telegram ha sorteado la prohibición a través de una maniobra técnica y sigue estando disponible. Las empresas responsables de estas webs se negaron a almacenar la información de sus usuarios en Rusia por temor a que la Administración les requiriese esa información, por ejemplo, para perseguir opositores. Y fueron vetados. La administración rusa ha amenazado ahora con hacer lo mismo a Facebook o Twitter, aunque de momento solo les ha impuesto mínimas sanciones económicas. El proyecto de ley aprobado este martes se suma a otras medidas de la misma corriente: hace unas semanas entró en vigor la ley que permite multar o bloquear a los medios digitales que difundan “noticias falsas”.

“Esta es un arma bastante seria. Aunque espero que, como las armas nucleares que tienen varios países, [la ley] estará inactiva. Y su existencia alentará a todas las compañías rusas, incluidas aquellas en jurisdicción no rusa, a cumplir las leyes de Rusia”, ha afirmado Alexander Zharov, jefe del Roskomnadzor.

Más información: http://bit.ly/2GsbWa9

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password