Recomendamos: Los países europeos más dependientes del turismo se comprometen a pactar la desescalada

18/05/2020 Clientes en una restaurante del Paseo Maritimo de Platja d’Aro mientras otros pasean con mascarilla /Toni Ferragut

España y otros 10 países europeos emisores y sobre todo receptores de turistas prometen coordinarse en la desescalada del coronavirus para salvar la temporada de verano. A iniciativa de Alemania, los ministros de Exteriores de este país y de España, Portugal, Italia, Grecia, Austria, Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovenia y Malta se han reunido este lunes por videoconferencia para acordar unos criterios comunes que permitan abrir fronteras y facilitar la movilidad. Hasta ahora los países europeos han reaccionado a la pandemia de manera dispar, con escenarios como el de Italia, que abrirá sus fronteras a los viajeros europeos a partir del 3 de junio y, en el extremo opuesto, el de España, que acaba de imponer una cuarentena a los visitantes provenientes del exterior.

Convencidos de que viajar por Europa constituye “una parte fundamental del proyecto europeo”, los ministros se comprometen a restaurar la libertad de movimientos —cuando la situación sanitaria lo permita— “basándose en los principios de proporcionalidad y no discriminación”, según una declaración conjunta suscrita por los 11 titulares de Exteriores. España, donde el turismo aporta un 13% al producto interior bruto, respalda estos principios, aunque las fuentes consultadas en el Ejecutivo precisan que coordinación de movimientos no implica un calendario completamente acompasado en la UE.

Pese a que desde el principio de la crisis los Estados europeos mostraron voluntad de coordinar sus movimientos de fronteras, la gestión asimétrica de la desescalada ha causado tiranteces entre socios. Los alemanes propietarios de segundas viviendas en España transmitieron hace semanas su malestar por el cierre casi completo de fronteras que aún mantienen las autoridades españolas. Coincidiendo con el avance en las fases de desconfinamiento, el Ejecutivo de Pedro Sánchez contempla ya relajar algunas de esas medidas en frontera, pero con una condición disuasoria para el turismo: que todos los visitantes del exterior se confinen 14 días al llegar a España. Esa decisión, aprobada por sorpresa la semana pasada, irritó a Francia, que aplicó en reciprocidad la misma limitación de movilidad a los españoles recién llegados al país.

Con el ánimo de evitar malentendidos de este tipo, los 11 países se comprometen a fijar protocolos comunes en ámbitos de gran importancia para la economía como el sector hostelero. Sin aludir a ningún caso concreto, los ministros se conjuran para “coordinar estrechamente las condiciones para levantar las normas de confinamiento y cuarentena, así como el restablecimiento de los servicios de transporte”. Una quincena de países de la zona de libre circulación Schengen aplican algún tipo de cuarentena.

Tampoco se citan fechas, pero el texto apunta a una pronta restauración de la llamada nueva normalidad. “Es posible restablecer de forma progresiva la libre circulación transfronteriza, siempre y cuando las actuales tendencias positivas continúen desembocando en situaciones epidemiológicas comparables en los países de origen y de destino”, asegura el documento. Los ministros confían en restaurar la libertad de movimientos “en un futuro próximo”.

Más información: https://bit.ly/2ZiRHFP

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password