Recomendamos: Manuel de Pedrolo; Recordando a uno de los grandes nombres de la literatura catalana

Hace unas pocas semanas (en concreto el 26 de junio) se celebró el 25 aniversario de la muerte del escritor catalán Manuel de Pedrolo. Decimos “se celebró”, pero dicho aniversario parece haber pasado sin pena ni gloria: apenas algunos artículos aislados en las secciones culturales de algunos periódicos, y el pase de un documental dedicado a su figura en el Canal33 de la Televisión Catalana. Siendo como es un escritor relativamente popular por ser una de sus obras (el famoso “Mecanoscrit del segon origen”) de lectura obligatoria en los institutos de Cataluña, parece que su verdadera dimensión como escritor sigue siendo no del todo reconocida aún hoy en día como, probablemente, no lo fue en vida. Quizá su perfil de autor inclasificable, tan cercano a la narrativa popular como a la llamada “alta literatura”, tenga mucho que ver en ello. Sea como sea, hemos querido rendirle un modesto homenaje desde nuestro blog.

Manuel de Pedrolo trabajando en el despacho de su piso de la calle Calvet.

Nacido en Arañó (provincia de Lleida) el 1 de abril de 1918, el autor quedó huérfano de madre siendo un niño, algo que lo marcaría profundamente, como le marcaría la relación con su padre, un hombre de convicciones cerradas, muy clasistas (su familia era de ascendencia noble).

Siendo joven, Pedrolo se traslada a Barcelona, donde reside en el periodo de la República, previo a la Guerra Civil, y vive con intensidad los ambientes artísticos y bohemios de la ciudad mientras cursa estudios de Medicina que no llegará a completar. Al estallar la contienda, combate junto al lado republicano, pero al finalizar el conflicto, es obligado a alistarse en el ejército nacional.

Manuel de Pedrolo fue un autor prolífico (escribió 120 obras de toda clase de géneros, desde teatro a novela, pasando por poesía, relatos cortos o ensayo). Habiendo empezado a escribir muy joven (completó su primera novela con tan solo 16 años), tras dejar el ejército, Pedrolo concentró sus esfuerzos en las artes escénicas, redactando varias obras teatrales de perfil muy experimental. Las dificultades para estrenarlas, y el hecho de que ninguna de ellas tenga apenas éxito de público, suponen una decepción que hace que se concentre en otros géneros, particularmente el relato corto (del que se convierte en todo un maestro) y la novela, disciplina gracias a la cual llegará a ser reconocido, especialmente después de que en 1954 lograra publicar su libro “Estrictament personal”, que ganó el Premio Joanot Martorell, y que le supuso el espaldarazo definitivo como autor. Pese a este impulso, el escritor siempre tuvo dificultades en publicar sus trabajos. Se da el hecho además de que fue el autor con más libros censurados de la España franquista.

Más información en: WordPress

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password