Recomendamos: Macron alerta ante Trump de la amenaza nacionalista en el centenario de la Gran Guerra

El presidente francés, Emmanuel Macron, durante el centenario del fin de la Primera Guerra Mundial en París el 11 de noviembre de 2018. LUDOVIC MARIN (AP) / ATLAS

Emmanuel Macron ha exhortado este domingo a decenas de dirigentes globales reunidos en París a cooperar y defender las instituciones internacionales para evitar los errores que llevaron a los conflictos del siglo XX. “Sumemos nuestras esperanzas en vez de oponer nuestros miedos”, dijo el presidente francés en la conmemoración del centenario del fin de los combates de la Primera Guerra Mundial en el frente occidental.

Al pie del Arco del Triunfo, bajo una lluvia persistente, se escenificaron dos visiones: la de los defensores del llamado orden liberal, con Macron y la canciller alemana Angela Merkel a la cabeza, y quienes lo cuestionan, como el estadounidense Donald Trump. Entre los asistentes, se encontraban también el presidente ruso, Vladímir Putin, y el turco, Recep Tayip Erdogan.

“El patriotismo es el exacto contrario al nacionalismo. El nacionalismo es su traición”, dijo Macron, que cargó contra el “egoísmo de un pueblo que sólo vela por sus intereses”. Sus palabras podían entenderse como una crítica al America first (América primero), uno de los eslóganes de Trump, o a su reivindicación del nacionalismo, hace unos días, durante la campaña para las elecciones legislativas en Estados Unidos.

“Diciendo nuestros intereses primero y qué importan los de los otros”, añadió el presidente francés, “se borra lo que una nación tiene de más precioso, lo que la hace vivir, lo que la lleva a ser grande, lo más importante: sus valores morales”.

A las once de la mañana sonaron las campanas en toda Francia, como hace cien años, cuando a las 11 del día 11 del mes 11 del año 18 entró en vigor el armisticio firmado en la madrugada del mismo día en un vagón de tren estacionado en una vía en medio del bosque de Compiègne, al norte de París. El armisticio acabó con cuatro años de guerra que, como recordó Macron, dejó 10 millones de muertos, 6 millones de heridos y mutilados, tres millones de viudas, 6 millones de huérfanos y millones de víctimas civiles. El alto el fuego desembocó unos meses después en el Tratado de Versalles. Las condiciones leoninas impuestas a los derrotados, según muchos historiadores, alimentaron el revanchismo que contribuyó a la Segunda Guerra Mundial.

Más información en: El País

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password