Etcétera

Recomendamos: Los italianos de más de 80 años “se dejarán morir” como país abrumado por el coronavirus

Foto: AP

A las víctimas de coronavirus en Italia se les podría negar el acceso a cuidados intensivos si son mayores de 80 años o más, pues su deteriorado estado de salud presionaría un aumento en las camas, así lo propone un documento elaborado por una unidad de gestión de crisis en Turín.

Los médicos temen que algunos pacientes a los que se les niega atención en cuidados intensivos se dejarán morir.

La unidad ha elaborado un protocolo, visto por The Sunday Telegraph, que determinará qué pacientes reciben tratamiento en cuidados intensivos y cuáles no si hay espacios insuficientes. La capacidad de cuidados intensivos se está agotando en Italia a medida que el coronavirus continúa propagándose.

El documento, producido por el departamento de protección civil de la región del Piamonte, uno de los más afectados, dice: “Los criterios para el acceso a la terapia intensiva en casos de emergencia deben incluir la edad de menos de 80 o una puntuación en el índice de comorbilidad de Charlson  (que indica cuántas otras afecciones médicas tiene el paciente) de menos de 5”.

También se considerará la capacidad del paciente para recuperarse de un proceso de reanimación.

Un médico dijo: “(Quién vive y quién muere) se decide por edad y por las condiciones de salud (del paciente). Esto es como si fuera una guerra”.

El documento dice: “El crecimiento de la epidemia actual hace probable que se alcance un punto de desequilibrio entre las necesidades clínicas de los pacientes con COVID-19 y la disponibilidad efectiva de recursos intensivos. En caso de que sea imposible proporcionar a todos los pacientes servicios de cuidados intensivos, será necesario aplicar criterios para acceder a un tratamiento intensivo, que depende de los recursos limitados disponibles”.

Agrega: “Los criterios establecen pautas si la situación se vuelve de una naturaleza tan excepcional como para que las elecciones terapéuticas en el caso individual dependan de la disponibilidad de recursos, lo que obliga a los [hospitales] a centrarse en aquellos casos en los que el costo / beneficio relación es más favorable para el tratamiento clínico”.

Luigi Icardi, un concejal de salud en Piamonte, dijo: “Nunca quise ver ese momento. (El documento) será vinculante y establecerá en caso de saturación de las salas un código de precedencia para el acceso a cuidados intensivos, basado en ciertos parámetros como la supervivencia potencial”.

El documento ya está completo y solo se necesita la aprobación de un comité técnico-científico antes de enviarlo a los hospitales. Se espera que los criterios se apliquen en toda Italia, dijeron fuentes del gobierno.

Lombardía sigue siendo la región más crítica. Sin embargo, la situación también es grave en el vecino Piamonte. Aquí, en solo un día, se registraron 180 casos nuevos, mientras que las muertes sumaron 27. La tendencia sugiere que la situación no está por mejorar.

Más de mil personas en Italia han muerto por el virus y el número crece cada día. Más de 15 mil están infectadas.

Italia tiene 5 mil 090 camas en cuidados intensivos, que por el momento supera el número de pacientes que las necesitan. También está trabajando para crear una nueva capacidad de camas en clínicas privadas, hogares de ancianos e incluso en tiendas de campaña. Sin embargo, el país también necesita médicos y enfermeras (el gobierno quiere contratarlos) y equipos.

Roberto Testi, presidente del comité técnico-científico de coranavirus para Piedmont, dijo a The Telegraph: “Aquí en Piedmont buscamos retrasar el mayor tiempo posible el uso de estos criterios. En este momento todavía hay lugares de cuidados intensivos disponibles y estamos trabajando para crear más”

“Queremos llegar lo más tarde posible al punto en el que tenemos que decidir quién vive y quién muere. Los criterios se relacionan solo con el acceso a cuidados intensivos: aquellos que no tienen acceso a cuidados intensivos recibirán todo el tratamiento posible”. En medicina, a veces tenemos que tomar decisiones difíciles, pero es importante tener un sistema sobre cómo tomarlas”

Consultar texto original en inglés en The Telegraph