Recomendamos: La misteriosa vida de Miguel Bosé en México

Miguel Bosé se ha mudado a México por la puerta de atrás, como un auténtico bandido. El cantante, de 62 años y residente en Panamá durante los últimos tres, confirmó su traslado a la capital azteca a finales de septiembre, tres meses después de que Hacienda lo incluyera en la lista negra de morosos. “Ahora estoy viviendo en México por razones de familia y trabajo”, respondió a Efe en un cuestionario por escrito. Pero, extraño para una ciudad donde conviven diariamente casi 20 millones de habitantes, todavía no se le ha visto en público y los detalles sobre su nueva vida son un secreto guardado bajo llave.

“Está más escondido que un bandolero, pero no vienes a Ciudad de México para tratar de esconderte”, bromea Gilberto Barrera, un veterano periodista del corazón de la cadena Televisa. “Su cabeza tiene un precio entre los paparazis”, asegura este conocedor del mundo de los famosos. Pero los fotógrafos de la prensa rosa todavía no han dado con el cantante. Y se ha convertido para ellos en uno de los personajes más buscados del país.

Pese al tamaño de la capital mexicana, la mayor aglomeración urbana del continente, no hay tantas zonas susceptibles de ser residencia del cantante. Según fuentes cercanas al músico, la familia Bosé vive en una exclusiva urbanización en el barrio de Interlomas, una zona alejada del bullicio de la capital, donde abundan los coches de alta gama y los condominios de lujo con nombres como La Isla de Agua o Hacienda de la Soledad. El complejo residencial elegido por el cantante está protegido por estrictas medidas de seguridad y las casas cuentan con jardín y piscina privada, ideal para sus  hijos  (Diego, Tadeo, Ivo y Telmo, nacidos en 2011).  Bosé fue visto a su llegada con dos de ellos y 11 maletas a mediados de agosto. En el aeropuerto le esperaban representantes de la promotora de espectáculos OCESA.

Otro de los beneficios del barrio para un famoso es precisamente la cercanía de colegios privados de prestigio. De hecho, dos de los vástagos del cantante han empezado en primaria, según las mismas fuentes, en un centro laico y bilingüe de la zona, frecuentado por hijos de expatriados. Dispone de amplias instalaciones deportivas, como una cancha de baloncesto y dos campos de fútbol, y un abanico de actividades extraescolares, desde taekwondo hasta hip hop. Aunque el curso escolar empezó hace un par de meses, no han trascendido fotografías del cantante y sus hijos a las puertas del colegio, señal del empeño del artista por pasar inadvertido. “No me he percatado y eso que me encantan sus canciones”, dice Darien, trabajadora de un supermercado cercano a la escuela. “Ahora prestaré más atención”, reconoce entre risas.

Más información: http://bit.ly/2q5b96l

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password