Recomendamos: La guerra de AMLO contra la intelectualidad

Imagen: The Economist

El 21 de septiembre el presidente Andrés Manuel López Obrador (conocido como AMLO) inició su conferencia de prensa matutina pidiendo a un funcionario que leyera una interminable lista de precios de la gasolina en las estaciones de servicio de todo el país. Luego hubo actualizaciones de video sobre los proyectos de infraestructura para mascotas de AMLO: una refinería de petróleo de $ 8 mil millones, un nuevo aeropuerto en la Ciudad de México y tres nuevas líneas ferroviarias. Después de una hora más o menos, llegó al meollo de su agenda: atacar a dos pequeñas revistas mensuales, Nexos y Letras Libres, y señalar por nombre a sus editores, Héctor Aguilar Camín y Enrique Krauze.

Ellos “fueron los jefes de la intelectualidad durante todo el período neoliberal”, se quejó AMLO. Insinuó que actuaron como propagandistas contratados para los gobiernos de sus predecesores. “Pertenecen a la agrupación conservadora a la que le gustaría mantener el mismo régimen de corrupción, injusticias y privilegios”, dijo a principios de este mes. Estos ataques, que también se aplican a Reforma, un periódico independiente, se han intensificado en las últimas semanas. Parecen un intento de silenciar las voces críticas en los medios mexicanos por parte de un presidente populista que ya ha obstaculizado instituciones previamente independientes como la Corte Suprema y las agencias reguladoras. Muchas empresas de medios practican la autocensura.

El mes pasado, el gobierno multó a Nexos con 1 millón de pesos (45 mil  dólares) y prohibió a todos los organismos estatales negociar con él o su editor de libros pequeños. Un funcionario afirmó que en 2018, cuando la revista ganó un contrato publicitario del Instituto de Seguridad Social, no había pagado los impuestos laborales completos para su personal. “Esto es falso”, dijo Aguilar, quien ha apelado ante un tribunal. Este mes Paco Ignacio Taibo, un historiador de izquierda designado por AMLO para ser director de una gran editorial y librería estatal, advirtió a los señores Aguilar y Krauze: “quédense en su rinconcito o cambien de país. No es una amenaza”. Obviamente lo fue, y AMLO no ha requerido que Taibo que se retracte.

Este “linchamiento público” es peligroso, dice Krauze,  historiador. “La palabra presidencial es muy poderosa en México. No sabes cómo lo interpretará la gente si continuamente señala a alguien como un enemigo”. Algunos críticos de presidentes anteriores han sido asesinados (al igual que periodistas que se han enfrentado a bandas criminales).

El apoyo del gobierno a los medios de comunicación a través de la publicidad es una tradición mexicana malsana que se remonta a la década de 1920. AMLO lo continúa con entusiasmo partidista. Durante su primer año en el cargo, las dos principales empresas de televisión, que brindan una cobertura aduladora, recibieron un total de 700 millones de pesos en publicidad. La Jornada, un pequeño diario de izquierda, obtuvo 252 millones de pesos.

Las insinuaciones del presidente de que Nexos y Letras Libres vivieron puramente de la generosidad estatal durante gobiernos anteriores son falsas. Krauze dice que los ingresos del estado, que incluían publicidad, suscripciones de bibliotecas públicas y contratos de documentales históricos, representaban solo el 15% de los ingresos totales de sus negocios culturales, Letras Libres y Clío, una compañía cinematográfica. En el caso de Nexos, la publicidad gubernamental fue alrededor del 25% del total.

Tanto Nexos como Letras Libres son publicaciones de nicho cuya circulación combinada es inferior a 30 mil ejemplares (aunque ambas tienen sitios web populares). Entonces, ¿por qué AMLO les tiene miedo? Hay dos razones aparentes. Una es que es temperamentalmente alérgico a las críticas. La otra es que está siguiendo una estrategia populista de dividir a su país en “el pueblo” y “los conservadores”. No importa que tanto Krauze como Aguilar Camín fueran críticos con gobiernos anteriores.

Aunque las encuestas de opinión le dan a AMLO un índice de aprobación de alrededor del 55%, las cosas se están volviendo más difíciles para él antes de las elecciones de mitad de período del próximo mes de julio. Su gobierno ha manejado mal la pandemia. Se prevé que la economía de México se contraiga un 10% este año, más que el promedio regional. Un presidente que dice defender a los pobres ha hecho poco para evitar que su número se multiplique.

Este mes, 650 de los académicos e intelectuales más destacados de México publicaron una carta abierta en la que declararon que “la libertad de expresión está sitiada en México y con eso la democracia está amenazada”. Eso refleja los temores de los intelectuales en Brasil con respecto a su presidente populista, Jair Bolsonaro. Bolsonaro es de derecha y AMLO  dice ser de izquierda. Pero cada vez más parece que la principal diferencia entre ellos es simplemente que el mexicano habla más suave y tiene mejores modales.

Consultar artículo original aquí

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password