Un día como hoy, en 1885, nació el filósofo Georg Lukács.

Georg Lukács (Budapest, 1885), pensador húngaro que trató de desarrollar filosóficamente el marxismo, murió en 1971. En 1973 apareció, en una caja fuerte de un banco de Heidelberg, una maleta que contenía correspondencia, manuscritos y anotaciones dejadas allí por Georg Lukács en 1917, poco antes de regresar a Budapest. Entre esos diversos manuscritos, se encontraba un diario escrito en húngaro y en alemán. Tras su publicación en húngaro (1981), aparece ahora el texto completo del diario en alemán (Brinkmann & Bose de Berlín). El diario revela los dramas y deseos del autor, su permanente miedo a la frivolidad, y sobre todo, la tremenda crisis que le causó la muerte de su amiga Irma Siedler.

 El cuaderno, de 168 páginas, del que las 54 primeras aparecían numeradas, llevaba en la parte interior de la cubierta la numeración romana II, lo que permitió suponer, y así lo confirmaría enseguida una de las primeras anotaciones del diario, que existió otro diario anterior, del que no se sabe prácticamente nada. El diario se inicia el 25 de abril de 1910 y termina el 16 de diciembre de 1911. A partir del día de la muerte de su mejor, si no su único,. amigo, Leó Popper, el 21 de octubre de 1911, Lukács deja de hacer las anotaciones del diario en húngaro y comienza a escribirlas en alemán.No se trata de un diario convencional: hay, por ejemplo, muy pocas referencias personales y menos íntimas: lo estrictamente personal se reduce a un par de comentarios sobre el calor, que no le favorece, que el mes de mayo no le suele traer suerte, o un par de líneas sobre su padre y el entorno familiar; el diario contiene, también, en contraposición a lo que suele ser habitual en este tipo de diarios, muy pocas referencias a personajes famosos de la época: en eso se reduce a un par de comentarios sobre su relación con Simmel, o sobre la capacidad filosófica de Bloch.

El diario es, por decirlo así, un diario intelectual, o, por expresarlo con las palabras del mismo Lukács, un diario del “yo inteligible” del autor.

Miedo a la frivolidad

La preocupación constante y central de ese diario es la obra, el desarrollo del pensamiento y las ideas, y sólo a través de todo eso y de lo que eso supone o determina llegamos a saber algunas cosas sobre la persona: sobre las crisis del autor, sobre sus amigos, sobre sus dramas y deseos, sobre un curioso y permanente miedo a la frivolidad, temor y casi terror que expresa constante y machaconamente.El personaje central del diario es, junto al autor, la pintora Irma Siedler, a la que Lukács había conocido en 1907, con la que había viajado en 1908, en compañía de Leo Popper, a Italia y con la que crea una extraña relación sentimental, difícil de especificar o calificar, y que nunca llegaría ni a clarificarse ni a realizarse en casi ningún sentido. Como la describe el mismo Lukács, más que de amor se trataba de una “simpatía mística”. El diario demuestra, sin embargo, la importancia decisiva que esa relación sentimental tuvo en la personalidad “esencialmente asensual, asexual, racionalista” de Lukács, como él mismo lo escribe, y mucho más todavía en su obra de la época, particularísimamente en el libro El alma y las formas, al que, por decirlo así, el diario presenta como el fruto de ese amor imposible. Acerca de la importancia de Irma en la vida de Lukács escribe: “… Siento de alguna manera: sólo con una mujer así es posible un matrimonio, pues sólo de una mujer así está permitido tener un hijo, pues entonces también el hombre tiene un hijo: objetivación del gran anhelo, adquisición de una forma -no el fruto casual de una hora embriagadora-“.

Más información: http://bit.ly/2P6hxG1

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password