Recomendamos también: Ennio Morricone: «Llevo toda la vida contestando a preguntas estúpidas e irritantes»

«Mucha gente pregunta cómo deben llamar al artista: le llamarán maestro». «Evite las preguntas cortas acerca de cuál es su director favorito, no le gustan las entrevistas superficiales». «El maestro Morricone es compositor. Los compositores no usan el piano para componer, escriben su música directamente en las partituras sin usar instrumentos. El maestro tiene un piano en su salón, pero está ahí sólo para mostrarle sus ideas a los directores de cine. No le gusta que le fotografíen sentado en él ni que le pidan que lo toque»

Estas son solo tres de las indicaciones que Ennio Morricone (Roma, 1928) envía a ABC Cultural días antes de la llamada telefónica a su casa en la capital italiana. En total, dos folios llenos con todo tipo de advertencias para no molestar a la que es, posiblemente, una de las personalidades musicales más influyentes del siglo XX. «Odia las entrevistas y se esfuerza en demostrarlo. No escatima bostezos al contestar. Al terminar, uno solo puede preguntarse qué ocultas razones le llevarán a concederla si tanto le desagrada», escribía ABC en 1988, tras otra charla con el célebre compositor, cuando se estrenó la inolvidable banda sonora de Cinema Paradiso. Se lo preguntamos ahora, a raíz de la exhaustiva gira de despedida que le traerá a Barakaldo (4 de mayo) y Madrid (7 y 8).

¿Por qué ha odiado siempre las entrevistas, maestro?

Eso no es cierto del todo. Es verdad que, a lo largo de estos sesenta años, he tenido que responder a muchas, muchísimas preguntas estúpidas e irritantes. Acabé harto de escucharlas una y otra vez y de repetir siempre las mismas historias. Me aburrí yo y creo que los lectores. A veces hay entrevistas interesantes, que me gusta contestar, pero eso no pasa casi nunca, acabé harto.

Son las licencias de un genio capaz de las reacciones más airadas, pero también de las más apasionadas y generosas cuando el tema entra en su campo de interés. El compositor y escritor Alessandro de Rosa, autor de «Ennio Morricone. En busca de aquel sonido» (Malpaso, 2017), aún recuerda el día que, de adolescente, se acercó a una conferencia del maestro en Milán con una carta y un cedé con varios temas escritos en su ordenador. Llegó al final de su intervención, cuando dijo: «Mucha gente me manda cedés a casa, que escucho unos segundos y luego tiro a la papelera».

Más información: http://bit.ly/2IpfXyk

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password