Recomendamos también: Elon Musk vs. Mark Zuckerberg: el choque entre los gigantes de la tecnología por la duración de la cuarentena por el coronavirus

Los gigantes de la tecnología de Silicon Valley están entre los pocos ganadores de la pandemia mundial.

Los precios de sus acciones se mantienen o incluso aumentan a medida que los inversores apuestan a que saldrán de la crisis aún más fuertes.

Pero la enfermedad covid-19 también muestra a dos magnates tecnológicos con actitudes radicalmente diferentes en la batalla para controlar el virus: Elon Musk y Mark Zuckerberg.

¿Qué dijo Musk?

Durante las últimas semanas, el fundador de Tesla ha estado tuiteando de manera cada vez más temperamental.

Primero expresó escepticismo sobre la amenaza del coronavirus. Luego condenó lo que vio como medidas excesivas para combatirlo.

GETTY IMAGES. Musk usó varias veces su cuenta e Twitter para criticar las medidas para combatir el virus.

La cuarentena en California significó el cierre de su planta de producción principal en Fremont, y Musk quiere que vuelva a abrir.

“¡Bravo, Texas!”, tuiteó el miércoles, adjuntando un informe sobre las restricciones de alivio del estado.

Luego vino una gran declaración en mayúsculas: “LIBEREN A ESTADOS UNIDOS AHORA”.

Pero fue durante una llamada con los analistas, después de la publicación de resultados que arrojaron una ganancia sorprendente durante el primer trimestre, cuando su ira se desbordó.

En su declaración de apertura, Musk no mencionó el virus. Pero en respuesta a las preguntas, criticó la orden de California de que los residentes se queden en casa:

“Decir que no pueden salir de su casa, y que serán arrestados si lo hacen, es fascista. Esto no es democrático. Esto no es libertad. Tienen que devolver a la gente su maldita libertad”.

Su lenguaje se volvió aún más intenso en un punto.

Dijo que una extensión del confinamiento era “encarcelar por la fuerza a las personas en sus casas contra todos sus derechos constitucionales”.

Añadió: “No respetar las libertades de las personas de esta forma horrible y equivocada no es para lo que la gente vino a Estados Unidos o construyó este país”.

Luego usó un fuerte improperio -uno que nunca escuché en una conferencia pública- antes de continuar: “Disculpen. Pero una indignación es una indignación”.

Más información en: BBC Mundo

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password