Recomendamos: 20 discos memorables que cumplen 50 años en 2021

Foto: Redferns

En 1971 el rock se había hecho mayor. Se cerró una década (la de los sesenta) que arrancó con la ingenuidad y la alegría de Love Me Do y terminó con la pesadilla del festival de Altamont. Los Beatles, aquel grupo que transmitía felicidad y buen rollo, se había derrumbado entre reproches y situaciones desagradables. Urgía inventarse otra cosa. Y vaya si se hizo. Los músicos de rock empezaban a tener cosas que contar: ya no eran esos veinteañeros que facturaban melodías agradables. Habían sufrido desamores, se construían una conciencia social comprometida, habían aprendido a tocar y cantar, algunos ya eran millonarios… Y las drogas, claro, que acabaron con Jimi Hendrix, Janis Joplin, Brian Jones… Era 1971, hace medio siglo, un año donde todo eso ofreció una cosecha de discos memorables. Como estos­…

The Rolling Stones, ‘Sticky Fingers’

¿Quiénes son? El primer disco oficial de Mick Taylor como miembro de pleno derecho de los Rolling Stones. En el anterior, Let It Bleed, ya había participado tímidamente, pero aquí su guitarra se despliega en su mejor versión: virtuosa, pero con sentimiento blues. Richards comentó sobre la incorporación: “La música de los Stones cambió. Compones con Mick Taylor en mente, sin darte siquiera cuenta, porque sabes que puede hacer cosas diferentes”. Taylor tenía solo 20 años y subía al barco pirata de los Stones.

¿Por qué es tan bueno ‘Sticky Fingers’? Pasemos por alto que tiene un arranque perfecto para un disco de rock and roll (Brown Sugar), que contiene la mejor balada de la historia del grupo (Wild Horses) o que incluye una canción tan maravillosa como Dead Flowers. Y fijémonos en los actores secundarios: el poderío casi heavy de Sway, el blues arrastrado de You Gotta Move, la excitante Bitch o la turbia Sister Morphine. No hay ni un segundo de relleno en Sticky Fingers, todo es gozosamente aprovechable.

Edgar Winter’s White Trash, ‘Edgar Winter’s White Trash’

¿Quién es? El hermano de Johnny Winter. Dos años menor y también albino, Edgar no ha trascendido como su hermano, pero su discografía, sobre todo la de los setenta, merece una escucha atenta.

¿Por qué es tan bueno ‘White Trash’? La alineación de este disco es apabullante. Veinticinco músicos que incluyen a su hermano Johnny, Rick Derringer (que toca la guitarra y produce), al fenomenal cantante Jerry LaCroix, a Ray Barretto (congas), vientos, cuerdas, coros femeninos… Un ambicioso despliegue que produce un disco musculoso con soul, rock, gospel, baladas… La canción que abre, Give It Everything You Got, la debió escuchar mil veces Lenny Kravitz antes de iniciar su carrera. Un disco que solo depara una duda: cómo es posible que haya pasado tan desapercibido.

Rod Stewart, ‘Every Picture Tells a Story’

¿Quién es? Un desatado Rod Stewart con 26 años. Su vida era una locura a principios de los setenta. Compatibilizaba una carrera en solitario con la de los Faces, con sus respectivas giras. En 1971 editó hasta tres discos, dos con los Faces y este Every Picture Tells a Story. Además, bebía, se apuntaba a todas las juegas, jugaba al fútbol, pasaba horas en la peluquería…

¿Por qué es tan bueno ‘Every Picture Tells a Story’? Este es el álbum que contiene el éxito más grande que tuvo Stewart, Maggie May, en la que él no confiaba. “Jamás creí que pudiese ser un éxito. De hecho, pensé seriamente en descartarla, porque no tenía estribillo, solo esas farragosas estrofas. No tenía gancho”, ha declarado el cantante. Con los derechos de autor que sigue generando la canción pueden vivir varias personas toda su vida. Pero hay mucho más en este trabajo, donde Stewart madura una voz arenosa y soulera, que marcaría toda su carrera. Stewart es maestro en versionar y dar un impulso extra a la pieza, como hace aquí con Tomorrow Is a Long Time, de Bob Dylan, o That’s All Right, un éxito en la voz de Elvis Presley. También incluye la bellísima Mandolin Wind, y la potente canción que da título al disco. Solo ocho canciones: no hacen falta más.

Marvin Gaye, ‘What’s Going On’

¿Quién es? En los sesenta Marvin Gaye era uno más en el engranaje que montó Berry Gordy para la discográfica Motown: un cantante de gran talento especializado en piezas soul románticas. Pero había llegado a los 30 años y quería cambiar. Se hallaba en terremotos emocionales: acababa de fallecer (marzo de 1970) Tammi Terrell, su compañera en muchos de sus éxitos; su matrimonio se derrumbaba; la relación con su padre (siempre explosiva) pasaba por una época deprimente, y su hermano le escribía cartas torturadas desde Vietnam. Todo esto fue el caldo de cultivo de What’s Going On’.

¿Por qué es tan bueno ‘What’s Going On’? En 2003 la revista Rolling Stone confeccionó un listado con los 500 mejores discos de la historia. What’s Going On’ se colocó en el puesto número seis (el primero fue Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, de los Beatles). En septiembre de 2020, la publicación actualizó la lista y el clásico de Marvin Gaye ascendió hasta la primera posición. Este dato refleja la grandeza de un álbum al que no le hace daño el paso del tiempo; más aún, se hace más necesario. Porque los problemas de los que habla siguen ahí: las desigualdades sociales, la lucha por un mundo más ecológico, la problemática de las drogas, las guerras miserables o el anhelo del ser humano por ver algo de luz en un mundo lleno de oquedades. Musicalmente, Gaye canta de forma inmaculada sobre capas y capas de instrumentación en una obra vanguardista aún 50 años después. Escuchar este disco es entrar en un mundo tan turbulento como hermoso. Y cada vez que se hace es una aventura.

Vox Dei, ‘La biblia’

¿Quiénes son? Una de las grandes bandas del rock argentino de los setenta. Comenzaron en 1967 cantando en inglés, pero cambiaron al castellano por consejo del gran Luis Alberto Spinetta.

¿Por qué es tan bueno ‘La Biblia’? Está considerado como el primer disco conceptual del rock en castellano, aunque unos meses antes, en 1970, Los Brincos habían editado su Mundo, demonio y carne, también una obra donde las canciones están conectadas por un mismo concepto. Los argentinos desgranan las escrituras de La biblia en un trabajo doble donde tienen cabida rock progresivo, blues, krautrock, folk, heavy… Una obra pionera que todavía se escucha con avidez. Dura una hora y diez minutos y se hace corta. Créanme.

Ver más en El País

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password