OEA y más de 30 países desconocen triunfo de Ortega en elecciones de Nicaragua; no fueron libres ni equitativas, acusan

Foto: Artículo 66

La Organización de Estados Americanos (OEA), a través de su secretario general, Luis Almagro, calificó como ilegítimas las elecciones en Nicaragua, donde su actual presidente Daniel Ortega, fue reelecto en un contexto de polarización política con decenas de líderes opositores presos y partidos políticos inhabilitados para participar en la contienda.

A través de su cuenta de Twitter, Almagro llamó a los países miembros de la organización a pronunciarse durante la próxima asamblea general, sobre lo que consideró una abierta violación a la Carta Democrática Interamericana, en donde se estipula que un país puede ser expulsado de la OEA si dos tercios de sus miembros determinan que se ha roto el orden democrático y que han fracasado las gestiones diplomáticas para revertir la situación.

En su mensaje, Almagro adjunta un informe elaborado por la Secretaría para el Fortalecimiento de la Democracia de la OEA, en el cual se hace una exposición sobre  la “erosión y quiebre de la democracia en Nicaragua” y donde se plantea la urgente necesidad de liberar a la brevedad a los opositores encarcelados por motivos políticos, a fin de restablecer las condiciones mínimas para la normalidad democrática en la nación centroamericana.

En el documento se denuncia que el régimen de Daniel Ortega ha impedido la separación de poderes,  la libertad de expresión, la libre competencia política y la observación electoral independiente, por lo cual no existe el fundamento para la legitimidad del proceso electoral.

“La comunidad internacional debe exigir la anulación de las elecciones del domingo 7 de noviembre, y hacer un llamado a la celebración de un nuevo proceso electoral”, señala el reporte.

Tras conocerse el resultado en el que Daniel Ortega se reelige por cuarta ocasión consecutiva, la comunidad internacional reaccionó de inmediato y tanto Estados Unidos como los 27 países que conforman la Unión Europea expresaron su rechazo a los comicios a los que calificaron como una simulación; en el mismo sentido se han pronunciado otros países como Reino Unido, Costa Rica, Panamá, Chile, Ecuador, Colombia e incluso Perú, encabezado por el izquierdista Pedro Castillo.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden calificó las elecciones en Nicaragua como una pantomima, toda vez que no fueron  libres, justas y democráticas. Advirtió que su administración usará todas las herramientas diplomáticas y económicas a su disposición, incluso ampliar las sanciones a Nicaragua. Biden exigió al régimen de Ortega a tomar “inmediatamente” los pasos necesarios para restaurar la democracia, liberando a los opositores encarcelados.

Por su parte, en un pronunciamiento conjunto, la Unión Europea consideró que la reelección de Daniel Ortega carece de legitimidad, al celebrarse los comicios sin garantías democráticas, que convierten al gobierno  Nicaragua en un “régimen autocrático”.

En contraparte, el presidente venezolano Nicolás Maduro, saludó la reelección de Daniel Ortega, postura en la que coincidieron los gobiernos de Cuba, Bolivia y Rusia, cuyo canciller Serguéi Lavrov condenó lo que llamó un intento intervencionista de Estados Unidos.

Por lo que respecta a México, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) emitió un escueto comunicado en el que manifestó que, por el momento, no se pronunciará sobre las elecciones en Nicaragua, hasta que las autoridades electorales de aquel país declaren oficialmente al ganador de dicho proceso.

(Con información de AFP, El Comercio y DW)

*arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password