Recomendamos: Las nuevas variantes del coronavirus convierten la inmunidad de rebaño en una meta inalcanzable a corto plazo

Foto: Mónica Torres / El País

La inmunidad de rebaño, esa piedra filosofal que iba a convertir la pandemia en un recuerdo, es una meta que hoy por hoy se ve lejana. Quizás inalcanzable. A medida que las nuevas variantes del virus son cada vez más infectivas, no solo se aleja de aquel 70% de población inmunizada que se calculó en un principio, sino que se hace prácticamente imposible llegar a ella a corto plazo. Aunque no se conoce exactamente cuál puede ser la nueva cifra, los expertos la sitúan alrededor del 90%, un número que no se puede alcanzar sin vacunar a los niños menores de 12 años, para los que todavía no hay medicamento aprobado y que en España suponen el 11% de la población.

La idea de protección de grupo no es solo teórica: mantiene a raya enfermedades como el sarampión, la difteria y consiguió eliminar la viruela, la gran enfermedad infecciosa que la humanidad ha erradicado. Se basa en que cuando un suficiente número de población es inmune a un virus, esta partícula se queda sin capacidad de propagarse. Si una persona se infecta, pero la gran mayoría de los que hay a su alrededor no son susceptibles de contagiarse, no conseguirá saltar a otro organismo y desaparecerá en el enfermo: ya sea matándolo o a manos de su sistema inmunitario.

El porcentaje de población necesaria para llegar a la inmunidad de rebaño depende de la capacidad infectiva del virus. Y en el SARS-CoV-2 ha ido creciendo hasta llegar a la variante delta, la más contagiosa hasta la fecha. Un informe del Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos, al que tuvo acceso The Washington Post, señala que cada persona puede infectar a otras nueve, entre tres y cuatro veces más de lo que se calculó en un principio, lo que la hace tan contagiosa como la varicela. Y, en paralelo a esta mayor capacidad de transmisión, suben las estimaciones, siempre aproximadas, del porcentaje de población vacunada necesario para alcanzar la inmunidad de rebaño. Si al principio se hablaba de un 70%, todos los expertos consultados dan por superado ese umbral, y los que llegan a concretar lo suben a alrededor del 90% o más.

Por ejemplo, el epidemiólogo Javier del Águila opina que la idea de inmunidad de rebaño “no parece muy realista en el contexto actual”. “Bastantes epidemiólogos en todo el mundo llevamos unos meses tratando el tema. Viene de enfermedades más clásicas, como la varicela, el sarampión, la viruela. La covid es muy diferente, al ser un virus respiratorio con transmisibilidad tan alta se unen varios problemas: harían falta unas tasas de cobertura cercanas al 95%. Esto es algo muy difícil, incluso en países como España, donde la reticencia a la vacunación es muy baja”. Esto se une, añade, a que variantes como la delta disparan la curva cuando encuentran a un grupo de personas susceptibles. “Y cuando hay muchos infectados, al no ser las vacunas perfectas, acaba también llegando a quienes tienen la pauta completa”, zanja.

José Jiménez, investigador del Departamento de Enfermedades Infecciosas del King’s College de Londres, va más allá y cree que ya sería mejor no fijarse porcentajes de inmunidad de grupo, un objetivo al que, según dice, no se sabe si se podrá llegar y que, en cualquier caso, ve lejano. “Son estimaciones muy teóricas y pueden variar mucho dependiendo de la efectividad de las vacunas y la aparición de nuevas variantes. El mejor mensaje que podemos dar es el de vacunar todo lo posible sin fijarnos ningún porcentaje como meta”, afirma. La vacunación servirá para que la gran mayoría de los casos sean leves o asintomáticos; también para que las próximas ondas epidémicas sean mucho menos abultadas y para que el coronavirus deje de ser el problema social que ha supuesto hasta ahora. Pero probablemente no, de momento, para frenar por completo la propagación.

Un argumento similar expone Ignacio López Goñi, catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra: “Quizá, en vez de obsesionarnos por el número, por la inmunidad de grupo, sea más realista poner como objetivo reducir el colapso sanitario. Si no lo hay, todos podríamos volver a lo más parecido a la normalidad. No vamos a erradicar el virus, habrá que convivir con él, probablemente. Para eso, hay que vacunar a los más vulnerables. Pero el virus se moverá donde le dejemos, ahora sobre todo en los no vacunados”.

Lo más probable, en opinión de Miguel Hernán, catedrático de Epidemiología de la Universidad de Harvard, es que el coronavirus se convierta en endémico, como sucede con otros. Este tipo de patógenos son los que causan los catarros. “Posiblemente, en su día fueron una pandemia y hoy no se hace una vigilancia epidemiológica de ellos porque no es necesario”, señala. La tendencia de la covid será esta si no hay mutaciones que hagan escapar al virus de la protección que las vacunas otorgan frente a las formas más graves, a medida que cada vez más gente tenga algún tipo de anticuerpos, ya sea por haber recibido el pinchazo o por haberse infectado. Eso es, al menos, lo que considera más plausible este experto, que matiza que los problemas vendrán para las personas que por alguna razón no generen defensas.

Ver más en El País

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password