Recomendamos: “Nos sentimos humillados, tratados como animales”: venezolanos afectados por la protesta que terminó con la quema de pertenencias de migrantes en Chile

Foto: Getty Images

Bryan lleva un mes viviendo en la calle en la ciudad de Iquique, en el norte de Chile.

El venezolano de 21 años entró de manera irregular al país por la pequeña localidad de Colchane, ubicada a pocos kilómetros de la frontera con Bolivia.

Llegó buscando trabajo pues, dice, la situación en su país se hizo “insostenible”.

Pero en Chile se encontró con una realidad que está lejos de la que soñaba.

Sin un sitio donde dormir, no le quedó otra opción que instalarse en una carpa en plaza Brasil, en el centro de Iquique, de donde el pasado viernes 24 de septiembre fue desalojado por la policía en un acto que incluyó resistencia, forcejeos y dejó 14 detenidos.

Deambulando nuevamente por las calles, Bryan se encontró al día siguiente (sábado 24 de septiembre) con una marcha de manifestantes contra los migrantes que terminaría aún peor: con la quema de sus escasas pertenencias.

“Quedé con lo puesto, no tengo nada. Esto ha sido horrible”, le dice por teléfono a BBC Mundo.

“Tuve mucho miedo”

Fue una imagen desoladora y que dio vueltas al mundo.

Colchones, frazadas, ropa, juguetes infantiles e incluso pañales pertenecientes a un grupo de venezolanos ardieron mientras una turba de manifestantes gritaba consignas contra los extranjeros.

Las condenas a los hechos de violencia no tardaron en llegar, desde particulares y organizaciones hasta representantes del gobierno central, liderado por Sebastián Piñera.

Pero tres días después de los acontecimientos nada de eso parece tranquilizar a Bryan, quien dice estar asustado y dolido con lo que pasó.

La marcha terminó con la quema de las pertenencias de los migrantes.

“Nos tiraron piedras, botellas, de todo. Y la gente, en vez de ayudar, grababa con sus teléfonos; era como un show para ellos. Nos sentimos humillados, tratados como animales, como una basura”, afirma.

“Es muy triste que, porque uno es venezolano, ha pasado por miles de cosas, y te traten así”, agrega.

Ese día Bryan estaba acompañado de Moisés, también venezolano. El joven llegó hace seis meses a Chile y aún no logra encontrar trabajo ni salir de Iquique.

“Tuve mucho miedo. Habían niños, niñas, mujeres embarazadas, personas mayores… Tuvimos que escapar todos a la playa porque empezaron a quemar nuestras carpas, las maletas, toda nuestra ropa”, recuerda para BBC Mundo.

Tras la marcha, Moisés cuenta que siguieron deambulando por las calles durante toda la noche.

“Buscamos una solución, pero nada. Nadie nos dio la oportunidad de quedarnos en una casita o algo. Y ahora seguimos dando vueltas en la calle, buscando gente que nos ayude para seguir adelante”, señala.

“Nos tocó salir corriendo”

A unas pocas cuadras de Bryan y Moisés estaba Gabriela, otra venezolana, de 25 años.

La mujer había llegado ese mismo sábado a Chile, también de manera irregular, por el paso de Colchane.

“Llegó un policía y me dijo: ‘Ahí viene la marcha, váyase porque le van a quitar sus cosas'”, recuerda.

“Junto a otra venezolana que estaba con sus hijos, agarramos nuestras cosas y nos tocó salir corriendo, con los niños, con los bolsos, con todo. No sabíamos dónde correr, teníamos mucho miedo”.

Gabriela avanzó un par de cuadras hacia el norte. No sabe bien dónde fue a parar, pero se quedó escondida en un callejón.

“Sentí mucho miedo, sentí que no era bienvenida…. Fue una cosa de locos. A algunos amigos los agarraron a golpes, a otros les quemaron sus carpas, fue muy feo”, agrega.

Ver más en BBC

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password