México sigue siendo el país más peligroso de América Latina para los periodistas: Reporteros Sin Fronteras

Foto: RSF

La ligera mejoría que se había registrado en América Latina en el anterior análisis de la situación de la libertad de expresión, duró poco. Actualmente en la mayor parte de los países que la conforman la región, se observó un preocupante deterioro en las condiciones para el ejercicio del periodismo y los reporteros siguen siendo objeto de agresiones, presiones y censura, denunció Reporteros Sin Fronteras.

Al dar a conocer la más reciente edición de la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa, el presidente de la organización para América Latina, Emmanuel Colombié, subrayó que México sigue siendo el país más peligroso de la región, al registrarse por lo menos diez asesinatos de periodistas durante 2018. Subrayó que el proceso electoral estuvo marcado por innumerables agresiones a informadores y aun cuando durante la transición de gobierno disminuyó un poco la tensión, y registró una ligera mejoría en ese periodo, el clima en general sigue siendo hostil para la prensa.

El reporte  detalló que en otros países la situación es también adversa para la prensa, como en Nicaragua, que cayó 24 posiciones respecto a la medición anterior y, de hecho, registró el mayor retroceso en cuanto a garantías para libertad de expresión.

“La represión ejercida por el gobierno de Daniel Ortega contra la prensa independiente dio un nuevo giro en abril de 2018 al agravarse la crisis política y las grandes protestas de la oposición en el país. Las autoridades estigmatizaron constantemente a los periodistas, que sufrieron campañas de acoso y amenazas de muerte, sin contar las detenciones arbitrarias. Durante las manifestaciones, los reporteros nicaragüenses fueron agredidos con frecuencia, pues se les consideraba opositores. Algunos de ellos se han exiliado, pues temen que os acusen de terrorismo y que los encarcelen, como a algunos de sus colegas”, se lee en el documento.

Por lo que respecta a Venezuela, descendió cinco lugares y se acerca peligrosamente a la “zona negra” del ranking. El régimen de Nicolás Maduro contra la prensa crítica se incrementó significativamente durante 2018 y se mantiene, en el marco de la crisis política que enfrenta dicha nación.

“RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias y de actos violentos perpetrados por las fuerzas del orden y los servicios de inteligencia venezolanos. En paralelo, la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela (Conatel) privó de frecuencia de difusión a emisoras de radio y canales de televisión que consideró demasiado críticos con el gobierno, y las autoridades detuvieron, interrogaron y expulsaron de su territorio a periodistas extranjeros. El deterioro de la situación ha empujado a numerosos periodistas a abandonar el país para preservar su integridad física, pues han recibido amenazas”, expuso.

En Cuba y Bolivia, se observó un patrón similar: los periodistas optan por exilio a fin de escapar del control permanente que ejercen las autoridades sobre la información, así como de la persecución en contra de quienes son considerados como “demasiado críticos”.

El reporte señala que en Brasil cuatro periodistas fueron asesinatos en el último año y aumentó aún más la vulnerabilidad de los reporteros independientes que cubren temas como la corrupción, las políticas públicas y el crimen organizado. El proceso electoral del cual resultó ganador el ultraderechista Jair Bolsonaro, se caracterizó por la desinformación, los discursos de odio y los actos violentos contra periodistas. Organizaciones de derechos humanos auguran n periodo oscuro para la democracia y la libertad de prensa.

arg

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password