Etcétera

Google se suma al esfuerzo global contra las Fake News: penalizará a RT y a Sputnik

Luego de que la comunidad internacional ha señalado el asunto por meses, y que el gobierno de Estados Unidos le puso condiciones para seguir operando en su territorio, ahora es el gigante de Internet Google el que anunció que tomará medidas contra la propaganda rusa que se aprovecha de su sistema, vía RT y Sputnik.

Eric Schmidt, presidente ejecutivo de Alphabet, el holding al que pertenece el buscador de Internet, quiere frenar la difusión de noticias falsas, especialmente contener a dos medios públicos rusos, Russia Today y Sputnik, a los que penalizará en su motor de búsquedas: “si siguen desinformando va a ser peor. No queremos llegar a prohibirlos”, advirtió.

Durante unas jornadas sobre ciberseguridad celebradas el sábado en Halifax (Canadá), Schmidt aseguró que en Google “somos conscientes del problema y estamos trabajando para detectar cómo bajar la valoración de este tipo de medios [en los resultados de búsqueda]. Básicamente son Russia Today [RT] y Sputnik. Estamos alertados y buscando una solución para prevenir que sigan así”.

RT es en teoría una televisora y un medio online, mientras que Sputnik sólo trabaja en Internet; ambos cuentan con versiones en más de 30 idiomas, lo que amplifica su impacto mundial. “Si siguen desinformando va a ser peor. No queremos llegar a prohibir estos sitios. No es nuestra manera de funcionar”, avisó el alto ejecutivo, quien no precisó cuándo serán efectivos los cambios anunciados.

“Estoy en contra de la censura y claramente a favor de modificar su peso: Entiendo que es legítimo preguntarnos cómo damos más importancia a A por encima de B, lo asumo. Lo hacemos lo mejor que podemos con millones y millones de valoraciones cada día”, abundó.

Ambos medios se encuentran en el centro de investigaciones sobre la injerencia rusa en varios procesos electorales del globo, comenzando con las presidenciales que llevaron a Donald Trump a la Casa Blanca. También han jugado un papel, especialmente RT, en la difusión de bulos, exageraciones y medias verdades sobre la crisis secesionista catalana.

“Normalmente, buscan amplificar el calado del mensaje, con información reiterativa, explosiva, falsa o negativa, pero que fácilmente encuentra culpables a los que enfrentarse. Creo que estos patrones se pueden detectar para proceder a darlos de baja o hacer que sean menos relevantes”, destacó Schmidt.

Google dio el primer paso cuando decidió eliminar la posibilidad de comprar anuncios para promocionar esos contenidos. En octubre, tomó la inusual decisión de eliminar a RT de su programa Premium de YouTube, el mayor almacén de vídeo del mundo.

Tanto en YouTube como en Facebook, RT ha sabido publicar con viralidad para difundir contenidos que resultan muy influyentes. Dejar de ser un socio preferente aleja a RT de anunciantes especiales, pero no impide que siga publicando videos en un canal que supera los 2.2 millones de suscriptores.

Schmidt develó, en ese contexto, que también están haciendo un esfuerzo adicional, junto a la OTAN, para dar de baja los vídeos del Estado Islámico. Los servicios de inteligencia de EU ya señalaron a RT y Sputnik en la investigación sobre la intervención rusa en las elecciones presidenciales de 2016.

La semana pasada, el Departamento de Justicia exigió a ambos medios que se registren como agentes extranjeros, lo que supone que operan en defensa de los intereses de otro país. Esta última medida implica un respaldo a Google a la hora de hacer cambios en la forma de presentar los resultados de las búsquedas en el apartado de noticias. Si EU no considera a estos medios como prensa extranjera, el buscador tiene mayor capacidad de maniobra para penalizarlos.

Mientras, Facebook ha comenzado a develar el origen de los anuncios de estos medios en su plataforma, que apuntan directamente a agencias rusas. Y Twitter impide que compren anuncios.

(Con información de El País)

aml