Con gas lacrimógeno y balas de goma, EU repele a migrantes; México los deportará

Miguel Tovar

Hoy un grupo de migrantes centroamericanos logró sortear a la Policía Federal de México y avanzar hacia la garita de El Chaparral, en donde la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos lo detuvo al lanzar gas lacrimógeno y disparar balas de goma.

Una parte de los miembros de la caravana migrante que se dirigía hacia la garita de San Ysidro se desvió de esa ruta y avanzaron hacia otros puntos de la frontera en un intento por lograr saltar la valla metálica fronteriza.

Algunos de los migrantes que avanzaron hacia Estados Unidos e intentaron saltar la cerca fronteriza resultaron impactados por las balas de goma y otros fueron afectados por el gas, que también llegó a perjudicar a niños y mujeres.

Tras los hechos las autoridades de San Diego cerraron el paso tanto peatonal como vehicular en el puerto de San Ysidro, uno de los más transitados del mundo, por lo que el tránsito en ambos sentido está detenido.

Incluso hay helicópteros de la Patrulla Fronteriza que han sobrevolado la zona al mismo tiempo que sus agentes en tierra vigilaban la cerca fronteriza.

En entrevista con Milenio, el secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, afirmó que “no hay ninguna persona herida de bala, ni muchos menos ante un intento violento y una respuesta agresiva por parte del gobierno norteamericano haya tenido un resultado fatal. Estaremos trabajando en coordinación para que se reordene lo que ha sido esta caravana migrante”.

También habló de deportaciones para quienes burlaron el cerco de la Policía Federal mexicana e intentaron saltar la valla metálica de la frontera: “El Instituto Nacional de Migración va a actuar, va a proceder con deportación inmediata de personas porque, lejos de ayudar a la caravana, la están perjudicando porque se vuelven actos de provocación. Desde luego, ante eso actuaremos con mucha firmeza con la gente que ya se ha identificado”.

Se calcula que en Tijuana se encuentran unos 8 mil migrantes, de los cuales 6 mil forman parte de la caravana centroamericana y los restantes ya se encontraban en espera de asilo.

Apenas el pasado jueves el presidente municipal de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, reprochó a la Secretaría de Gobernación su nulo apoyo para atender a los migrantes pese a ser “la dependencia responsable de atender el tema desde el principio”.

El alcalde también declaró la situación como crisis humanitaria y solicitó asistencia a la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios de las Naciones Unidas.

arm

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password