Factores genéticos predisponen a casos muy graves de COVID-19, descubre estudio

Investigadores españoles descubrieron que la dotación genética de cada persona influye en la severidad de la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19), por lo que es posible detectar pacientes en alto riesgo y prevenir su agravamiento. Esta predisposición a sufrir un caso grave fue llamada “Epicovid” y se calcula que la posee el 13% de la población mundial.

Según el estudio, publicado en la revista especializada EBiomedicine, los investigadores creen haber encontrado un posible indicador de porqué los síntomas de la COVID-19 varían tanto entre personas, desde los asintomáticos hasta quienes necesitan ingreso en unidades de cuidados intensivos (UCI) con respiración asistida.

En la investigación participaron Manel Esteller, director del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, de Barcelona, y Aurora Pujol, profesora de la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA).

“A causa del elevado número de personas infectadas por el virus, que han saturado los sistemas sanitarios del mundo, pensamos que estaría bien tener formas de predecir con antelación si la infección por el virus en un determinado individuo requerirá hospitalización o simplemente puede ser controlada de forma ambulatoria”, explicó Esteller.

“Sabemos que la edad avanzada y la coexistencia de otras patologías (cardiovasculares, obesidad, diabetes, defectos inmunes) se asocian a una mayor gravedad de la infección, pero ¿qué pasa con el resto de la población que también llega a la UCI sin estos factores?”, agregó.

Los investigadores estudiaron el material genético de más de 400 personas que habían dado positivo a la COVID-19 y que no pertenecían a ninguno de los considerados grupos de riesgo.

Los análisis se hicieron en función de si no habían tenido síntomas o fueron muy leves, o si, en cambio, habían sido ingresados en el hospital requiriendo asistencia respiratoria.

“Encontramos que existían variaciones epigenéticas en los interruptores químicos que regulan la actividad del ADN en los positivos por el virus que desarrollaban un COVID-19 grave”, indicó Esteller.

Según el sitio genome.gov, las “marcas epigenéticas cambian la forma como se expresan los genes”. Es decir, un mismo gen puede manifestarse de distinta manera en diferentes personas.

Según el investigador, “estas modificaciones suceden principalmente en genes asociados con una excesiva respuesta inflamatoria y en genes que reflejan una tendencia general a un peor estado de salud”.

“Interesantemente, el 13% de la población mundial presenta esta firma epigenética (EPICOVID), por lo tanto, es la población de máximo riesgo y la que tenemos que cuidar especialmente”, dijo.

Por su parte, Pujol destacó que “con estas herramientas avanzadas de medicina personalizada, tanto del campo de la genómica como del epigenómica, es posible diseñar modelos predictivos que permitan detectar pacientes en riesgo de peor pronóstico y, por lo tanto, mejorar su tratamiento y evitar el colapso del sistema sanitario”.

La investigación forma parte de la campaña “Más imparables que nunca”, que la Fundación Josep Carreras puso en marcha en abril de 2020 para recaudar fondos para líneas de investigación sobre la COVID-19 e inmunosupresión.


Agencia Xinhua

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password