Recomendamos: Escultura Venus de Milo, por Andrea Imaginario

La escultura Venus de Milo es una obra griega fechada en el período helenístico, aunque su estilo se corresponde con la estética predominante del período clásico. Fue descubierta en el año 1820 en la isla de Melos o Milo (según el griego moderno), de donde proviene su nombre.

Algunos expertos atribuyen la obra al artista Alejandro de Antioquía, hipótesis más aceptada. Sin embargo, hay investigadores que ponen en duda si este fue realmente el autor de la Venus de Milo.

La obra se encuentra actualmente en el Museo del Louvre, en París, el mismo lugar donde fue dada a conocer por primera vez al público. Hoy en día, es una de las esculturas más famosas de la Antigüedad Clásica, junto al Discóbolo de Mirón, La Victoria de Samotracia Laocoonte y sus hijos.

Análisis de la Venus de Milo

La estatua Venus de Milo representa a una mujer con el torso desnudo, el cabello recogido y con un vestido ceñido a la cintura que cubre el pubis y sus extremidades inferiores. Salta a la vista el hecho de que la pieza perdió los brazos.

La Venus de Milo muestra la maestría del artista que la creó. Su elaboración ha debido tener lugar entre los años 130 y 100 a.C., años correspondientes al período helenístico. Sin embargo, deliberadamente el artista ha asumido los rasgos del estilo clásico del siglo V a.C. Veamos cuáles.

Se piensa que la estatua corresponde a Venus, ya que se asemeja a otras Venus antiguas que también esconden el pubis, aun cuando tengan parte del cuerpo descubierto. En la Antigüedad griega, la desnudez total era reservada a los cuerpos masculinos y, cuando aparecía en cuerpos femeninos, normalmente se asociaba a la diosa.

Más información en: Cultura genial

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password