Para enfrentar protestas en EU, Donald Trump anuncia intervención del Ejército

Reuters

Después de los actos de protesta por el asesinato de George Floyd que ha habido en varias ciudades de Estados Unidos, el presidente Donald Trump anunció el toque de queda en Washington DC y el despliegue del Ejército para sofocar la violencia.

El presidente dijo que “al tiempo que doy este mensaje, estoy enviando miles y miles de soldados, fuertemente armados, personal militar y agentes policiales para detener los disturbios, el saqueo y el vandalismo”.

Trump recomendó a los gobernadores que desplieguen la Guardia Nacional para dominar las calles: “Deben establecer una tremenda fuerza hasta que la violencia haya sido erradicada”.

Pero advirtió: “Si una ciudad o estado del país se niega a tomar las medidas que son necesarias para defender la vida y la propiedad de sus residentes, voy a desplegar al Ejército de Estados Unidos y rápidamente resolveré el problema por ellos”.

Por lo que ha ocurrido durante las protestas, que han llegado al saqueo y a enfrentamientos con la policía, el mandatario dijo que los manifestantes cometen actos de terrorismo doméstico y que deberán enfrentar penas de cárcel, por lo está movilizando recursos tanto civiles como militares.

También comentó que la muerte de George Floyd fue un acto brutal, pero que eso no justifica los actos de violencia: “Mi administración está comprometida para dar justicia a Floyd y su familia. Su muerte no será en vano”.

Por otra parte, en conferencia de prensa los abogados de la familia de George Floyd, un hombre de 46 años al momento de su muerte, dieron a conocer los resultados de la autopsia independiente: murió por asfixia por la compresión del cuello y la espalda después de que el policía Derek Chauvin le colocara su rodilla sobre el cuello y presionara varios minutos, en los que la compresión bloqueó el paso de sangre al cerebro. Sus gritos de que no podía respirar fueron ignorados por los policías que lo sometieron aunque no ofreció resistencia.

Fueron cuatro los policías que intervinieron en el maltrato a Floyd: Tou Thao, Thomas Lane, Alexander Kueng y Chauvin, quienes, al ser reveladas las imágenes de la tortura, fueron despedidos por abuso policial. Según se informó, habían acudido al lugar de la detención porque Floyd había pagado en una tienda con un billete falso.

Derek Chauvin fue detenido desde el viernes pasado, y ayer fue conducido al Centro Correccional de Minnesota, en el que fue introducido en el área de máxima seguridad.

Tras el crimen, las protestas contra el racismo y el abuso policiaco llegan a su sexto día y se han extendido a más de una veintena de estados y más de un centenar de ciudades de Estados Unidos, en una lista que incluye, además de Mineápolis, a algunas tan importantes como Atlanta, Los Ángeles y Nueva York, y han llegado hasta Alaska y Háwai.

En varias ciudades, como Mineápolis, Atlanta, Filadelfia, Chicago, Nueva York y Los Ángeles, ha habido enfrentamientos entre manifestantes y policías antimotines, las que han utilizado gases lacrimógenos, gas pimienta y balas de goma para intentar controlar las movilizaciones. Ya ha habido más de 4 mil detenciones por los disturbios.

Las manifestaciones han sido tan intensas que el viernes en Washington DC, según reportaron The New York Times y CNN, los cuerpos de seguridad de la Casa Blanca tuvieron que trasladar al presidente Trump al búnker subterráneo del lugar.  

Hasta ahora la Guardia Nacional ha trasladado a 5 mil de sus miembros a 15 estados y a la capital del país.

El crimen de Floyd también ha concitado la solidaridad más allá de las fronteras de Estados Unidos: ha habido manifestaciones de repudio al racismo en ciudades como Londres, Berlín, Manchester y Toronto.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password