COVID-19 empujará a América Latina a peor recesión desde Gran Depresión, apuntan expertos y FMI

SANTIAGO, 14 abril, 2020 (Xinhua)

Por Luis Rojas. MEXICO, 14 abr (Xinhua) — América Latina se perfila a terminar este año con su peor contracción económica desde la Gran Depresión de 1929, debido al impacto de la pandemia del nuevo coronavirus y al colapso en los precios de las materias primas, según expertos y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El FMI estima una caída del 5.2 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) de América Latina y el Caribe en 2020, muy diferente a la proyección de crecimiento del 1.6 por ciento que anticipaba en enero de este año, antes de que la enfermedad del nuevo coronavirus (COVID-19) comenzara a propagarse de manera veloz en la región.

“Muchos países se enfrentan a crisis con múltiples aristas, que comprenden un shock sanitario, perturbaciones económicas internas, derrumbe de la demanda externa, cambios de sentido de los flujos de capital y colapso de los precios de las materias primas”, indicó el FMI.

“Es posible y quizás hasta probable que se registren cifras de crecimiento mucho peores”, advirtió el organismo internacional en el reporte difundido este martes “Perspectivas de la Economía Mundial” correspondiente a abril, la primera evaluación económica con la inclusión de la COVID-19.

Según la estimación del FMI, la economía global caerá un 3 por ciento este año, un resultado peor que durante la crisis global de 2009.

“El Gran Confinamiento se convierte en la peor recesión desde la Gran Depresión, dejando muy atrás a la crisis financiera mundial”, indicó el FMI.

De acuerdo con el nuevo panorama, el organismo estima un desplome del 6.6 por ciento para México y del 5.3 por ciento para Brasil, las dos mayores economías en la región latinoamericana, con una recuperación del 3 y 2.9 por ciento, respectivamente, para 2021, con estimaciones preliminares.

El organismo estima además que la economía de Chile se contraiga este año un 4.5 por ciento, al mismo ritmo que Perú; en tanto que Argentina, la tercera economía latinoamericana, sufriría un declive del 5.7 por ciento, para acumular su tercer año de pérdidas.

Por su parte, el director de investigación económica para la región de Moody’s Analytics, Alfredo Coutiño, estimó una contracción este año de hasta el 5.5 por ciento para América Latina, en parte también por la enorme porción de la población que se encuentra en la informalidad y la veloz expansión del nuevo coronavirus.

“El contagio por el virus se está acelerando en América Latina y creo que no veremos un pico todavía por algún tiempo”, explicó a Xinhua el experto del brazo analítico de la calificadora estadounidense Moody’s.

“Varios factores explican por qué algunos países se ven más afectados con respecto a otros, ya sea de acuerdo con su elevada exposición a la economía de China y Estados Unidos; si enfrentaron en principio la pandemia de forma adecuada o si tienen a una gran cantidad de la población en la informalidad”, agregó.

De acuerdo con el escenario de Coutiño, la economía mexicana se contraerá un 6.5 por ciento este año, seguida por Brasil con un desplome del 6 por ciento y la de Chile con una contracción del 5,5 por ciento, entre las principales de la región.

El experto consideró que existen cinco elementos en común por los que empeorará la “situación anémica” en que se encontraba América Latina antes de la llegada de la pandemia a la región.

Uno de estos elementos es la interrupción de los flujos turísticos en países como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, en tanto que un segundo está en el menor ritmo comercial esperado con los socios tradicionales de la región: China y Estados Unidos.

México y Centroamérica dependen más de la economía estadounidense por los canales comerciales y de remesas, mientras que Sudamérica está ligada al país asiático mediante la inversión y las materias primas.

Precisamente, el tercer componente a considerar, añadió Coutiño, se encuentra en el desplome que observan los precios internacionales de algunas materias primas y que amenazan con reducir los ingresos de algunos países productores e incluso fomentar la salida de capitales.

“En cuarto sitio veo que los desplomes recientes en los mercados financieros y la aversión al riesgo están reduciendo el efecto de bonanza de empresas e inversionistas, afectando a la inversión y a las decisiones de consumo”, detalló.

“Y en quinto lugar, ya por el lado doméstico, el confinamiento de la clase trabajadora llevará a un mayor desempleo y a muchos pequeños negocios a la quiebra”, agregó el experto, cuya base de operaciones está en Filadelfia, Estados Unidos.

En tanto, el economista para América Latina de la firma de análisis Continuum Economics, Pedro Tuesta, consideró que el espacio fiscal es limitado en la región para hacer frente a la pandemia, por lo que varios países enfrentan la posibilidad de una rebaja a su nota soberana por parte de las calificadoras.

Agregó que el impacto de la COVID-19 y la caída de los precios básicos a nivel global han comenzado a golpear los ingresos fiscales de algunos países como México, con un efecto equivalente al 2.5 por ciento del PIB en sus entradas por el colapso en los precios del crudo.

“La pregunta también es qué tan bien está preparada la región para atender la emergencia sanitaria”, explicó Tuesta.

“La capacidad de los servicios de salud en América Latina no es mucho menor a la de otros pares emergentes, así que todavía habrá que esperar”, concluyó. Fin

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password