Recomendamos: 5 consejos para mejorar tu salud mental de un texto de hace 400 años (y que siguen vigentes)

Getty Images

Cuando se trata de libros de autoayuda, pensarías que entre más nuevo, mejor. Después de todo, ¿no quisiéramos todos tener acceso a las herramientas más recientes para alcanzar la máxima expresión de nuestra personalidad?

Bueno, tal vez no siempre. El libro “La anatomía de la melancolía” de Robert Burton pudo haber sido escrito en 1621, pero es un texto pionero en el entendimiento de la condición humana que continúa siendo extraordinariamente moderno.

Burton, un sacerdote y académico británico recopiló casi dos mil años de erudición, desde la antigua filosofía griega hasta la medicina del siglo XVII.

Conocía bien el tema, habiendo sido él mismo víctima de la “melancolía”: un malestar que se consideraba que abarcaba el desánimo, la depresión y la inactividad.

Pero, ¿cuánto del trabajo fundamental de Burton se sostiene frente a lo que hoy se sabe de la depresión y los desórdenes emocionales?

Amy Liptrot, una periodista y autora escocesa, repasó la obra de Burton y ha publicado “La nueva anatomía de la melancolía”, una guía actualizada para el siglo XXI.

Liptrot nos refiere los siguientes cinco mecanismos aplicados en los años 1620 que siguen siendo tan útiles hoy como lo fueron entonces.

1. Monitorea tu estado emocional e identifica patrones

Para quien la sufre, la depresión puede parecer algo que no tiene pies ni cabeza, sin embargo nuestros estados de ánimo frecuentemente pueden seguir patrones muy similares.

Burton teorizó que la melancolía era “un trastorno hereditario” y buscó patrones de enfermedad mental en las familias y entre generaciones.

Pudo no haber estado muy desatinado -hoy en día, se ha encontrado que la depresión tiene tanto un componente genético como uno ambiental.

“Cuando uno de los padres tiene una depresión severa me gusta ver que haya un servicio donde el menor y su familia más extensa estén involucrados en el mismo tratamiento y que tengan la oportunidad de recibir cuidado”, comenta la doctora Frances Rice, que trabaja con familias sobre desórdenes depresivos.

Pero no son sólo los patrones genéticos los que son útiles para predecir la enfermedad mental: también podemos estudiar los patrones de nuestro comportamiento.

El estudio de Burton sobre la melancolía no sólo se enfoca en los momentos bajos, también lleva al lector a la vertiginosas cimas de sus emociones.

Con los adelantos en nuestro entendimiento de los desórdenes del estado de ánimo, los académicos contemporáneos señalan que los altibajos extremos que describe Burton pueden en realidad haber sido síntomas de desorden bipolar.

Él tenía una asombrosa perspectiva de sus propios y constantemente alterados estados de ánimo y de las circunstancias que los afectaban.

Hoy día, esta perspicacia se puede ver como una herramienta vital en el manejo de la enfermedad mental; si podemos notar los cambios en nuestros estados de ánimo y comportamientos, podemos empezar a manejar los factores externos que los estimulan.

2. Los beneficios del agua fría

En su libro, Burton recopiló una inmensa gama de ideas y textos escritos por otros.

El beneficio de bañarse al aire libre “en ríos frescos y agua fría” fue una de las teorías que incluyó, ya que se recomendaba para cualquiera que quisiera tener larga vida.

Es posible que tuviera razón con esto.

“A medida que te acostumbras al estrés del agua fría y puedes lidiar mejor con eso a nivel psicológico y celular, a la vez está reduciendo la respuesta inflamatoria de otros estreses que que son las bases de cosas como la depresión”, explica el doctor Mike Tipton, director de investigación del Laboratorio de Ambientes Extremos de la Universidad de Portsmouth, Reino Unido.

Ver más en BBC

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password