China otra vez es el país que más periodistas encarcela; le siguen Turquía y Arabia Saudita: CPJ

Foto: CPJ

El Comité de Protección de Periodistas (CPJ) informó que al 1 de diciembre de 2019 existen en el mundo al menos 250 periodistas encarcelados por ejercer su profesión, siendo China el país “líder” en este rubro, con 48 periodistas presos, seguido por Turquía (con 47), Arabia Saudita y Egipto, países con regímenes autoritarios, los cuales ejercen estas “crueles tácticas” para fortalecer su dominio.

En comunicado de prensa difundido este 11 de diciembre para dar cuenta de su conteo anual de periodistas encarcelados, el organismo señala que se “constató que, como mínimo, 250 periodistas se encuentran tras las rejas por el ejercicio de la profesión, con comparación con 255 del año anterior, cifra ya actualizada. Desde que el CPJ comenzó a recopilar estadísticas sobre la cifra de periodistas presos, la cifra histórica más elevada ha sido 273, en 2016”.

“Desde que el CPJ comenzó a llevar estadísticas sobre casos de periodistas presos, a comienzos de 1990, con frecuencia Turquía y China se han disputado el abominable título de país con la mayor cifra de periodistas encarcelados”, afirma.

El reporte anual ofrece los siguientes “hallazgos”. Citamos:

-El 98 % de los periodistas encarcelados en todo el mundo son periodistas de la prensa local que cubrían las noticias de su propio país. Tres de los cuatro periodistas con ciudadanía extranjera estaban presos en Arabia Saudita, y el cuarto en China.

-De todos los periodistas presos, 20 son del sexo femenino, lo cual equivale al 8 %, en comparación con 13 % el año pasado.

-La política es el tema informativo que con mayor frecuencia ha provocado el encarcelamiento de los periodistas, seguido de las investigaciones sobre derechos humanos y la corrupción.

-Más de la mitad de los periodistas encarcelados eran periodistas que publicaban en la Internet.

Los temas que más han provocado el encarcelamiento de los periodistas son la política, los derechos humanos y la corrupción. El conteo del CPJ no incluye a los periodistas “que han sido encarcelados y liberados a lo largo del año”, sino que permanecen presos al 1 de diciembre. Es decir, que la cifra de los que en algún momento han pisado una cárcel por causa de su labor es más elevada.

“Los periodistas permanecen en la relación de casos del CPJ hasta que la organización determina con razonable certeza que han sido liberados o han fallecido en cautiverio”.

De acuerdo al CPJ, la forma más habitual en que los gobiernos autoritarios encarcelan periodistas de hacerlo era acusar a los periodistas críticos de ataques “contra el Estado”, recientemente se ha puesto en boga acusarlos de difundir “fake news”, cuando difunden información que no conviene a los miembros de la clase política.

“La cifra de periodistas encarcelados a escala mundial por el ejercicio de la profesión en 2019 se mantuvo casi a niveles récord, pues China afianzó su férreo control sobre la prensa y Turquía, que prácticamente había eliminado todo vestigio de periodismo independiente, liberó a periodistas a la espera de juicio o apelación. El autoritarismo, la inestabilidad y protestas en el Medio Oriente provocaron un incremento en el número de periodistas encarcelados en la región, en particular en Arabia Saudita, que ahora iguala a Egipto como el país con la tercera mayor cantidad de periodistas encarcelados en todo el mundo”, informa.

Refiere que en China, país en donde priva un sistema de partido único y en el que se castiga severamente la disidencia y la crítica, el actual presidente Xi Jinping “afianzó más el férreo control estatal sobre la prensa”.

Relata el caso de la periodista china Sophia Huang Xueqin, encarcelada en octubre, luego de que escribiera un crónica sobre una marcha por la democracia en Hong Kong. Fue “acusada de “involucrarse en disputas y provocar problemas”, una acusación de actos contra el Estado que se aplica comúnmente a los críticos a quienes el gobernante Partido Comunista Chino considera una amenaza”.

Turquía “que prácticamente había eliminado todo vestigio de crítica y periodismo independiente mediante el cierre de más de 100 medios noticiosos y la imputación de delitos relacionados con el terrorismo a muchos de sus periodistas, tenía 47 periodistas encarcelados en 2019”.

Respecto a Arabia Saudita, informa que la cifra de periodistas presos no ha dejado de aumentar desde 2011. Aquí, en 2019, “como mínimo 26 periodistas se encontraban tras las rejas en el reino del golfo Arábigo-Pérsico, lo cual convierte a Arabia Saudita en el país con la tercera mayor cantidad de periodistas encarcelados, junto con Egipto”.

Agrega que “las autoridades sauditas apenas disimulan la falta de debido proceso: en 18 de los casos de periodistas presos, no se ha informado el delito de que se les acusa, y los que han sido juzgados han sido condenados de manera secreta y a menudo precipitada. Las denuncias de actos de tortura son comunes”, y se habla de golpes, quemaduras y muerte por inanición.

Explica que “si bien la mayoría de los periodistas encarcelados en todo el mundo han sido acusados de cometer delitos contra el Estado, lo cual continúa la tendencia de los últimos años, la cifra de periodistas acusados del delito de “publicar noticias falsas” subió a 30 en comparación con 28 el año pasado”. En 2012 se registró el primer caso de un periodista encarcelado bajo esta acusación.

Egipto es uno de los países que más recurre a esta táctica. En Rusia y Singapur se han promulgado leyes penalizando la difusión de fake news, lo cual abre la puerta a la represión de periodistas.

El director ejecutivo del CPJ, Joel Simon, dijo que “los gobiernos represivos están empleando estas crueles tácticas para privar de información esencial a sus propias sociedades y a todo el mundo”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password