Bots y trolls rusos, responsables del movimiento antivacunas: estudio

Cuentas rusas de bots y troles son los responsables del movimiento antivacunas que se ha difundido en redes sociales, de acuerdo con un estudio liderado por la Universidad George Washington (GW) y publicado el pasado jueves en la revista American Journal of Public Health.

Según reporta El País, el equipo de investigación descubrió varias cuentas de Twitter creadas exclusivamente para difundir mensajes masivos de diferentes temas, entre ellos el referente a las vacunas. Al analizar tuits de entre julio de 2014 y septiembre de 2017, descubrieron hasta un 75% más de información pseudocientífica que el usuario medio.

“Aunque es imposible saber exactamente cuántos tuits fueron generados por cuentas falsas, nuestros resultados sugieren que buena parte del movimiento antivacunas puede estar siendo generado por actores maliciosos con objetivos maliciosos”, declaró David Broniatowski, profesor en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de la GW y coautor del estudio, llamado Weaponized Health Communication: Twitter Bots y Russian Trolls Amplify the Vaccine Debate.

Sandra Crouse Quinn, profesora en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Maryland comentó que los difusores de la información falsa parecen usar los mensajes antivacunas como cebo para que sus seguidores abran los enlaces adjuntos que llevan a sitios peligrosos. “El contenido que promueve la exposición a virus biológico también puede promover la exposición ante virus informáticos”, agregó, al tiempo en que dijo que las cuentas detectadas compartieron hasta tres veces más contenidos antivacunas que el promedio de usuarios de Twitter.

En el estudio se hallaron más de 250 tuits sobre las antivacunas creados por cuentas vinculadas a la Agencia de Investigación de Internet (IRA, por sus siglas en inglés), una empresa respaldada por el Kremlin que, según el diario español, paga a sus trabajadores por trollear las redes y cuya actividad ha sobrepasado la línea de la legalidad.

Asimismo, los investigadores detectaron el uso de un lenguaje muy estudiado en las publicaciones que pretendía vincular la vacunación con temas sociales controvertidos, como la desigualdad económica o racial.

Estos trolls parecían reabrir el debate en torno a las vacunas “para erosionar la confianza en ellas”, analiza Mark Dredze, miembro del equipo investigador. Asimismo advierte sobre el riesgo que esta actividad representa para la salud pública en el mundo.

De acuerdo con la investigación, donde también participaron expertos de la Universidad Johns Hopkins y de la Universidad de Maryland, los trolls antivacunas son los mismos que influyeron en el triunfo presidencial de Donald Trump y en favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password