Recomendamos: Qué significa para América Latina el impuesto mínimo global a las multinacionales acordado por el G7

Foto: Getty Images

Ni un ejército de asesores legales ni los grupos de presión en las instituciones cada país han conseguido frenar una de las mayores reformas fiscales a nivel global de las últimas décadas.

Los ministros de Finanzas del G7, que agrupa a las siete principales economías del mundo, alcanzaron este sábado un acuerdo que se considera histórico y que está destinado a gravar los beneficios de las multinacionales con una cantidad mínima, pero que será la misma para todos: al menos el 15%.

Este punto es importante porque frena la carrera entre jurisdicciones por ofrecer los mayores descuentos al impuesto de sociedades, algo que provoca que muchas compañías muevan sus sedes hacia paraísos fiscales o territorios con muy baja tributación con el objetivo de pagar menos o incluso nada.

De esta forma, los 7 países impulsan un plan para luchar contra la evasión fiscal y hacer que las empresas paguen en los países donde hacen negocios, independientemente de dónde coloquen las sedes de sus subsidiarias.

Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido tratarán de extender su propuesta —que tiene a los gigantes tecnológicos en el punto de mira— y negociar para que se sumen otros países.

“El acuerdo del G7 deberá ser confirmado en el G20 de julio, y luego negociado de forma aún más extensa bajo la OCDE. Todavía hay mucho trabajo por hacer antes de que se aplique cualquier decisión definitiva”, afirma Gilles Möec, economista jefe de Axa IM, una empresa global de gestión de inversiones.

La OCDE estima que la propuesta podría generar entre US$50.000 millones y US$80.000 millones en impuestos fiscales adicionales al año que las empresas terminarían pagando a nivel mundial.

Eso, en un momento en el que los economistas prevén crecientes déficits fiscales como consecuencia de la crisis provocada por la pandemia en el mundo en general y en América Latina en particular, suena promisorio.

Y es que, una mayor contribución de las empresas a las arcas de los estados supondría un alivio en estos momentos de dificultades económicas.

¿Pero beneficiará realmente a la región latinoamericana?

Multinacionales

“La existencia de este impuesto mínimo global puede frenar la carrera fiscal entre países y permitir que las naciones latinoamericanas compitan por inversiones sin tener que sacrificar los ingresos fiscales”, le explica a BBC Mundo Jaime Vargas, socio director de impuestos en la consultora EY y líder del Latin American Business Center de la firma.

“Sin embargo, dado que América Latina no alberga la sede de ninguna de las multinacionales más grandes del mundo, no está claro cómo se beneficiaría de las recaudaciones adicionales”.

Y es que aparte de Brasil, México y algunas compañías petroleras y aerolíneas basadas en otras naciones, América Latina o el Caribe no es sede de muchas empresas multinacionales.

Para el experto la forma de sacar provecho del plan del G7 sería mediante la implementación de “la regla de sujeción a gravamen” que solo puede ponerse en marcha a través de tratados.

Ver más en BBC

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password