Premio Nacional de Protección Nacional
Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

Presidente, la pluralidad política es un valor de la democracia. Rechazamos la división entre buenos y malos

Se está con la transformación o se está contra la transformación, proclamó el presidente este fin de semana. No hay punto medio, advirtió, es momento de definiciones o se está contra la corrupción y se defienden privilegios.

Aquella alocución es una de las muestras más contundente del enfoque autoritario de Andrés Manuel López Obrador. Primero, porque él, en sí mismo, cree encarnar las virtudes de la lucha contra la corrupción cuando, en realidad, éste es un mal tan enraizado en el país que durante esta administración hemos sido testigos de múltiples irregularidades que tienen el cobjo del poder del propio jefe del Ejecutivo. Asignaciones directas, contratos a familiares de funcionarios y la gran acumulación de propiedades de otros de ellos muestran que enfrentar la corrupción es mucho más dificil que reducirla a discursos de mitin. López Obrador ya es presidente y actúa como candidato mientras algunos de sus allegados gozan de privilegios.

Segundo, la óptica del mandatario reduce el escenario social y político a la polarización: él encabeza a los buenos y quienes no coincidan son malos, y en esa reducción simplina de la esfera pública propala aún más la división e incluso el odio, porque en dicha alocución el Presidente también arremetió contra el intelectual e historiador Enrique Krauze a quien, una vez más, le expresamos nuestro respaldo y admiración. Esas embestidas no sólo son contra una persona sino que buscan inhibir la libertad de expresión en el país.

Tercero, porque ese discurso dibuja a un presidente que no entiende a la pluralidad como un valor escencial de la democracia. “Estas conmigo o contra mí”, divide en bloques la compleja heterogeneidad mexicana y reproduce otra de las expresiones del totalitarismo en nuestro continente; Enrique Krauze lo recuerda hoy, durante la entrevista matutina que concedió a Ciro Gómez Leyva: “Con la Revolución todo, contra la Revolución nada”, advirtió Fidel Castro insistentemente durante su prolongado mandato en Cuba. Junto a ello, en las redes sociales, tambié se recordaron desplantes del dictador Hugo Chávez reproducidos por López Obrador casi de manera idéntica. Por las razones antedichas estamos convencidos de que vale mucho la pena que, desde la composición diversa de la sociedad, alentemos la democracia y no caigamos en la trampa de la confrontación y menos nos sintamos inhibidos a ejercer nuestro punto de vista porque si este difiere del poder, entonces seamos estigmatizados como defensores de privilegios. Si hay un privilegio que debemos defender, es la democracia.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password