Premio Nacional de Protección Nacional
Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

El presidente abdica de su responsabilidad contra el COVID-19 y opta por hacer campaña

Gracias a las redes sociales, el lector está informado del decálogo contra la pandemia y para volver a la normalidad presentado este fin de semana por el presidente Andrés Manuel López Obrador. Ninguno de los puntos enunciados delinean siguiera una política pública de salud y eso es realmente grave.

En su alocución, el jefe del Ejecutivo pontifica una vez más como el centro de la atención que le gusta ser por encima de todo, incluso por encima del ejercicio del cargo que durante tanto tiempo buscó y que implica un necesario desgaste pues las decisiones de gobierno a eso es lo que conllevan. Él prefiere estar en campaña electoral, su fin es el poder aunque no sepa ni quiera ejercerlo más que para gestar un retroceso democrático en el país. Su demagogia ya tiene efectos desastrosos para la calidad de la democracia y la economía y, sin duda, para el deterioro del nivel de vida de millones de mexicanos que votaron por él con la expectativa de encontrar mejor gobierno a los anteriores tan ineficaces y corruptos.

Crédito: Manuel Velásquez / Getty Images

Pasemos por alto la operación del gobierno en redes sociales orientada a respaldar ese tipo de glosario de superación ofrecido por el político de Macuspana; incluso hay quienes afirman como parte de la propaganda oficial que ese retahílo de frases de autoayuda tienen una base rigurosamente científica para enfrentar la peor pandemia sufrida por el mundo en la historia reciente. Todo eso es patético, en efecto, pero en realidad cosa menor frente a la abdicación del gobierno por enfrentar con una estrategia bien definida los contagios y los fallecimientos por el Coronavirus (México se encuentra dentro de los niveles más altos al respecto).

El problema grave es que, a cambio de hacer campaña electoral, el presidente de México pone en riesgo a millones de mexicanos. Más aún, hay que decirlo, muchos le creen cuando dice, por ejemplo, que debe comerse sano o criar pollos además de alejarse de los bienes materiales como formas para enfrentar el Covid-19. Nadie en su sano juicio podría defender los llamados alimentos chatarra pero también nadie podría aceptar que eso sustituye la serie de medidas que debemos tener para proteger nuestra vida. De ello no habló el presidente y esa es una actitud criminal.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password