Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

El virus de la televisión basura

Gracias a ese torbellino de opinión que hemos dado en llamar redes sociales, asistimos a un ejemplo más de lo que, cotidianamente, se halla en las pantallas de la televisión mexicana y que en más de un sentido denigra al ser humano. Esos contenidos basura son denigrantes.


 


 


Lo que ayer martes sucedió en “A toda máquina”, emisión difundida por Televisa en Ciudad Juárez, Chihuahua es, más allá del escándalo suscitado –sobre todo en las redes– algo que se encuentra cotidianamente en las pantallas comerciales: acoso de distintos tipos, misoginia y una larga retahila de actitudes vergonzosas que, además, transgreden el reglamento que hay para una mínima regulación; esa asidua transgresión se da gracias la indolencia de las autoridades.


 


 


Sobre el más reciente episodio, sin duda, son saludables los pronunciamientos de la CNDH y de Gobernación, pero sobre la base de que no se limiten a las circunstancias sino que vaya esto más al fondo, lo que implica el respeto al marco legal vigente (incluso fortalecer normas) y en esa tesitura, incluso, la desaparición de ese tipo de emisiones tanto en la televisión abierta como en la televisión de paga.


 


 


Hay un dicho socarrón con el que se intenta argumentar en favor de esos contenidos basura, y este es que mientras exista público para ello estos programas deben permanecer, y que al usuario que no le guste, simple y llanamente, apague el televisor. Ese dicho pretende ignorar que el estado es el regulador de los contenidos de radiodifusión y que tal responsabilidad no la ejerce a partir de parámetros de rating sino de la función social que, por ley, los medios están obligados a tener.


 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password