Cinque Terre

Alejandra Escobar

[email protected]

Editora de etcétera

COVID 19. La barrera de los 50 mil muertos y la irresponsabilidad del gobierno

Desde el finales de febrero a la fecha el torbellino ascendente de los contagios por COVID, y su vetiginosa estela de fallecimientos, tiene pasmada (nos tiene pasmados) a la sociedad mexicana.

Las causas de la tragedia son complejas, entre hábitos alimenticios y enfermedades crónicas como la diabetes, hay otras variables como el rechazo a la existencia del virus en amplias franjas de la población y la irresponsabilidad de millones de personas que se han resistido a usar cubrebocas, con todas las implicaciones a su salud y la de los demás.

Entre aquellas variables se halla de manera destacada la forma en cómo el gobierno asumió la pandemia. Y ésta ha sido desastroza. Desde la negación del problema a finales de febrero hasta el ocultamiento de datos sobre el avance de la pandemia en todo el país. Pero sobre todo, sin estrategia, porque se ha privilegiado el discurso político sobre las acciones necesarias para contenerla y, en lo posible, revertirla.

El saldo de la ineficacia del gobierno: este jueves 6 de agosto el país arribó a las 50 mil 517 muertes registradas y ya hay proyecciones que aseguran que en quince días habrá 60 mil. Y no estamos hablando de números sino de personas y sus familiares adoloridos que, en un país tan solidario como el nuestro, nos permiten asegurar que México está de luto por la peor tragedia en su historia reciente. Y Andrés Manuel López Obrador y Hugo Lopez-Gatell son responsables de ello.

La obcecación del gobierno niega su incompetencia frente a la pandemia. Se entiende. Más aún en una actitud que no sólo no acepta error alguno sino que culpa a otros de sus propios errores o acusa de una supuesta conjura en su contra de parte de quienes le cuestionan. Por ello la tristeza y la indignación social cada vez crece más.

Hay que demandar la salida del subsecretario, incluso aunque sean pocas las posibilidades de que cristalice. Sólo una ciudadanía activa será capaz de exhibir la ineficacia del gobierno y, cuando llegue el momento en las urnas, echarlo. Junto con ello, desde luego, tenemos la obligación de cuidarnos a nosotros mismos. Estamos a la intemperie. Usemos cubrebocas y emprendamos todas las acciones de cuidado a nuestra salud que es la mejor forma de cuidar la salud de todos.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password