Cinque Terre

Marco Levario Turcott

[email protected]

Director de etcétera

AMLO pide a Reforma que cite su fuente y por eso atenta contra la libertad de expresión

Las fuentes de información son un elemento más del trabajo periodístico y su importancia es tal que los profesionales de la comunicación recurren a éstas como vía para verificar noticias e incluso también como alternativa para revelarlas, y esto implica una dinámica recíproca: las fuentes buscan al periodista para que éste sea la vía transmisora de cierta información que la fuente misma, por sí sola, no puede o no quiere proporcionar.

La relación entre la fuente y el periodismo implica ordenamientos éticos. Uno de ellos es el que obliga al profesional de la información a valorar si el anonimato que la fuente solicita está justificado ya sea por el riesgo de que la persona pierda el trabajo o incluso ponga en riesgo su vida, a veces así lo advierte el periodista aunque, en cualquier caso, él es responsable de la información que difunde.

Desde luego, en la complejidad de la labor noticiosa sucede que los medios de comunicación aluden a una fuente sin precisar las razones de su anonimato e incluso también la emplean como un solo canal de información sin contrastar con otras fuentes, uno de los momentos en donde el periodismo resulta herido es cuando se escuda en fuentes anónimas para difundir rumores, difamar a personajes públicos o simplemente propalar bulos o mentiras. Así de intrincado llega a ser el trabajo informativo en el amplio abanico de contenidos que ofrecen los medios en las sociedades modernas.

Tiene razón Javier Darío Restrepo: “Proteger las fuentes es proteger la libertad para informar” y, por ello, el periodista no tiene la obligación legal de revelarla (salvo que medie una orden de tipo legal, que son determinaciones excepcionales), más todavía, tiene el deber ético de proteger la secrecía de su fuente, a la que recurre a veces como última instancia, entre otras razones, porque el poder público se resiste a la transparencia informativa, además de que hay varios ordenamientos internacionales que garantizan la secrecía de la fuente, sobre todo la Constitución mexicana que en los artículos sexto y séptimo garantizan el derecho de los periodistas a proteger la identidad de sus fuentes.

Esta mañana, en su habitual rueda de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que el periódico Reforma debería revelar la fuente que le proporcionó la carta que él le envió al Rey de España para pedirle que la Corona se disculpe con nuestro país por los atropellos ocurridos durante la Conquista contra los llamados pueblos originarios del territorio que ahora conforma a México. El jefe del Ejecutivo se equivoca: su petición atenta contra la libertad de expresión y el derecho a la información, esto más allá de que la carta que difundió el diario fue auténtica y, en pleno uso de su autonomía para decidir sus contenidos editoriales resolvió publicarla.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password